26 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Jorge Javier destapa el pastizal que se llevó Belén Esteban sin "currar" 3 meses

Belén Esteban y Jorge Javier intentaron arreglar sus diferencias... y les fue así así.

Belén Esteban y Jorge Javier intentaron arreglar sus diferencias... y les fue así así.

La guerra entre el presentador de Telecinco y la princesa del pueblo parece que dista de llegar a su fin. Al revés. Cuando parecía que acercaban posturas hasta la continuidad de ella es duda

Después de la que se lió el sábado en el Deluxe entre Belén Esteban y Jorge Javier Vazquez y con el lunes de resaca en Sálvame, este martes todas las miradas estaban puestas en el programa de tarde de Telecinco para asistir al tenso reencuentro entre ambos.

Cabe recordar que ambos se enzarzaron en una brutal discusión política porque Esteban criticó la gestión del Gobierno en la crisis del coronavirus y a Jorge Javier no le gustó un pelo y hasta se marchó del plató.

Después de que hasta los compañeros se mojaran a favor de uno o del otro, este martes Belén se reincorporaba a su puesto de trabajo en Sálvame después de su confinamiento en casa por ser paciente de riesgo y Jorge Javier también volvía a los mandos del programa, que Paz Padilla cogió el lunes.

 

Durante la emisión de Sálvame Limón, la colaboradora tuvo la oportunidad de explicar la actitud que tuvo el sábado en lo que Telecinco llamó "la primera cumbre por la paz entre Jorge Javier y Belén", conducida por la siempre recurrente Lydia Lozano.

"La situación es salvable, pero yo me sentí mal y lo tuve que decir. Entiendo que Jorge Javier se sintiera mal, pero durante tres meses he escuchado hablar aquí y habrá cosas en las que esté de acuerdo y otras que no. Lo único que he reprochado es que no haya una unión. Lo que dije es que me daba vergüenza el Congreso porque veía como se peleaban", comentó la de Paracuellos visiblemente nerviosa ante la espera de la aparición de Vázquez.

Tras la postura que mostró el sábado, Jorge Javier fue calificado de 'camarada', algo que se ha tomado con humor hasta el punto de que apareció en plató vistiendo casaca negra  y pidiendo que le traigan el San Judas para que les ayude a conciliar.

Asimismo, aseguró que durante estos tres días estuvo tranquilo y prefirió no informarse de nada. No se arrepiente de haber abandonado el plató el sábado porque hubiera sido peor si se hubiera quedado y confesó: "me pongo igual que mi padre cuando se enfadaba". Quitó hierro al asunto asegurando "a Belén la conozco desde hace 20 años, la quiero, la hemos comprado así, sobre el llanto, la queja y el cabreo, y le tengo mucho cariño. Pero en este viaje ideológico no la puedo acompañar".

Parecía que todo iba bien y la paz estaba cerca hasta que Jorge sacó a relucir que Belén ha cobrado su sueldo íntegro durante tres meses haciendo dos recetas y probando una cena. Comentario que molestó visiblemente a la colaboradora, que lo ha calificado de "injusto".

Pero el presentador continuó avivando un fuego que parecía estar apagándose: "Belén tiene muchos seguidores y esos discursos exentos de ideologías y vacíos son peligrosos porque enardecen a la gente. Tenemos que tener un mínimo de responsabilidad y no incendiar a las masas desde una posición de privilegio". Para culminar añadiendo: "Belén no es pueblo y yo tampoco lo soy. El pueblo no vive en un chalet con piscina en Paracuellos, cierra una discoteca para celebrar el cumpleaños, alterna con Rosalía y cena con Pablo Alborán. Vamos a dejar de ir de cosas que ya no somos, nos ha ido bien y somos unos privilegiados. Este análisis lo hago queriendo a Belén". Finalmente quiso tender un puente diciendo: "Sé que esto va a quedar una anécdota de la que nos reiremos".

Eso sí, en el encuentro de los dos en plató ella entró fría y él no se levantó para recibirla. Lo primero que le preguntó el presentador es si cree que esto se va a arreglar a lo que la princesa del pueblo respondió: "Yo trabajo aquí".

Jorge Javier continuó con un "¿por que no has contestado a mi mensaje?", soltando una carcajada, pero Esteban apuntó que "veía un mensaje que era innecesario y lo recibí como "soy buena persona y te perdono". ¿De qué? Yo ahora no me río. Me sentí humillada por ti".

La tensión fue palpable toda la tarde y hasta se puso en tela de juicio la continuidad de Belén Esteban en Sálvame. Casi nada.

Comenta esta noticia
Update CMP