05 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Estupor en Zaldíbar: Moncloa ignoró que paraba el rescate de Alberto y Joaquín

Urkullu, este domingo en la cumbre telemática de Sánchez con los presidentes autonómicos.

Urkullu, este domingo en la cumbre telemática de Sánchez con los presidentes autonómicos.

Hasta bien entrada la medianoche, los operarios que trabajan en el rescate no sabían si este lunes podían continuar su trabajo. El Gobierno Vasco tuvo que exigir aclaraciones a Moncloa.

Los familares de Alberto Soraluze y Joaquín Beltrán, 53 días sepultados entre toneladas de escombros en el vertedero de Zaldíbar, creían haberlo visto todo: el caos en su rescate, la dejadez de los responsables de la empresa y el abandono absoluto del Gobierno Vasco. Hasta que llegó la tarde del pasado sábado, cuando Pedro Sánchez les regaló un nuevo mazazo en forma de la más chapucera imprevisión.

Cuando el presidente del Gobierno, en una nueva improvisación en su gestión contra el coronavirus, anunció el nuevo decreto que ordenaba el parón toral de la actividad económica y laboral en España, el entorno de los dos trabajadores desaparecidos y los operarios que trabajan con maquinaria pesada en el vertedero se preguntaron de inmediato: "¿Podremos seguir el lunes a la búsqueda de Alberto y Joaquín...?

Ni siquiera el Departamento Vasco de Interior ni el de Medio Ambiente sabían muy bien en que situación quedaban los operarios en Zaldíbar. El domingo, tras la cumbre telemática entre Sánchez y los presidentes autonómicos, el Gobierno Vasco elevó consultas a La Moncloa.

Y hasta bien entrada la medianoche, ya en la madrugada de este lunes, no ha llegado la aclaración. La búsqueda de Alberto y Joaquín continuará al quedar el rescate de desaparecidos fuera de las prohibiciones de este nuevo decreto del estado de alarma.

 

Operarios en una de las áreas delimitadas en la que se busca a Alberto y Joaquín.

 

Según fuentes del Ejecutivo de Vitoria, el Gobierno no había previsto esta circunstancia. Tanto que el propio consejero de Medio Ambiente, el socialista Iñaki Arriola, tuvo que ponerse en contacto con la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que fue la que incluyó in extremis la excepción que permite trabajar al personal relacionado con "la búsqueda y rescate de personas".

"Estamos derrotados, pero al menos se está haciendo algo", reconoce Txisco Beltrán, hermano de Joaquín en declaraciones al diario El Correo. De hecho, una nueva dotación de operarios cuanto a cuatro excavadoras pesadas se habían incorporado a la zona en los últimos días.

Pero hasta última hora de este domingo, en la Vicepresidencia cuarta nadie había reparado en que el decreto improvisado por Sánchez el sábado paralizaba desde este lunes las tareas de rescate de Alberto y Joaquín.  53 días desaparecidos. La otra tragedia y su cadena de negligencias políticas que el coronavirus no debería nunca tapar.

 

 

Comenta esta noticia