À Punt rebautiza a Cheryshev

El último gran fichaje del Valencia CF ha sido Denis Cheryshev. O Дени́с Че́рышев. O Denis Txérixev, que es como le llama la televisión valenciana, a pesar de las recomendaciones catalanas, de la costumbre en los medios de la Europa occidental, y del deseo del interesado.

 

Los rusos escriben con caracteres cirílicos. Pero como nadie fuera de la Europa oriental los entiende, acostumbran a adaptar sus nombres al alfabeto latino. A falta de una norma internacional clara de transcripción, cada lengua aplica las suyas. Pero, como en casi todo, se impone el canon inglés.

 

Por eso, aunque según las Wikipedias alemana, francesa e italiana el apellido del nuevo jugador del Valencia CF debe transcribirse en sus respectivas lenguas como Tscheryschew, Tcherychev y Čeryšev, los periódicos Der Spiegel, L'Equip y La Gazzeta optan por escribirlo siempre como Cheryshev, que es la forma inglesa.

También en España se le llama así, a la inglesa, salvo en la Wiki, que incluye tilde (Chéryshev), … y en À Punt, que elige Txérixev.

 

¿Por qué alemanes, franceses, italianos y españoles de habla cotidiana castellana llaman a Че́рышев simplemente “Cheryshev”? Pues seguramente porque él quiere que le llaman así. Buena prueba de ello es que en su camiseta pone “Cheryshev”.

 

Y en su perfil de Twitter también. Y este detalle es muy importante porque la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) dictamina que para nombres propios procedentes del ruso, “en el caso de nombres de persona actuales, tenemos en cuenta también la forma elegida por el mismo interesado en los usos internacionales, siempre que nos conste su preferencia o sea posible deducirla (publicaciones suyas, blogs, perfiles personales en redes sociales, etc)”. O sea, el Twitter.

 

Los catalanes llegaron a esa conclusión en una jornada específica de la CCMA con objeto de debatir estos casos, cuyos resultados están recogidos en su libro de estilo (És a dir 2009). Otra cosa es que la TV3 haga caso, que no lo hace, y rotule Txérixev.

En una actualización de 2015 y pese a otras consideraciones que parecen contradictorias con lo anteriormente explicado, la CCMA añade otro argumento a favor de la fórmula inglesa: que “en el caso de los rusos que residen o han residido en el extranjero, la forma puede venir determinada por la manera como firmaba el mismo interesado”.

O sea, como en la camiseta de Cheryshev. Incluida su vestimenta en la selección de Rusia, para más inri.

 

El Llibre d'Estil per als Mitjans Audiovisuals en valencià de l'AVL sí da por buena la “adaptación ortográfica” para nombres procedentes de lenguas no latinas.

En el de la CVMC (la corporación valenciana), después de abordar el asunto de los nombres (no de los apellidos) contemporáneos latinos, la única y vaga referencia al resto (apellidos, nombres no latinos ...) que “en otros casos se han de seguir las normas generales de transcripción gráfica”.

 

Esto de respetar el deseo de la persona en cuestión es algo que por ejemplo sí ha hecho muy bien À Punt con Mónica Oltra (que hace tiempo que pidió que no se le llamara más “Mònica”), y su antecesora Canal 9 (RTVV) con Francisco Camps, al que inicialmente llamó en infinidad de ocasiones “Francesc”. Y ambos son valencianos de pura cepa.

 

Comenta esta noticia
Update CMP