Los migrantes rescatados por el pesquero de Santa Pola podrían llegar a España

Imágenes del pesquero difundidas por Antena 3.

Imágenes del pesquero difundidas por Antena 3.

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha iniciado una actuación de oficio ante el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación para que valore la posibilidad de permitir el desembarco en territorio español de las personas rescatadas por el pesquero español 'Nuestra madre de Loreto'.

La institución ha argumentado que la autorización del desembarco atiende a "cuestiones humanitarias", teniendo en cuenta que Malta e Italia no parecen estar dispuestas a permitir el desembarco de estas personas.

El Defensor del Pueblo se ha expresado así tras tener conocimiento de la situación en la que se encuentra la tripulación de este pesquero que el pasado jueves rescató a doce náufragos a 80 millas de Libia "cumpliendo con su obligación de prestar auxilio a toda persona que se encuentre en peligro en el mar".

Libia, ¿Puerto seguro?

Además, ha recordado que el propio capitán del barco ha subrayado que las personas rescatadas, procedentes de varios países africanos, han mostrado su temor ante la posibilidad de ser devueltos a Libia. Asimismo, ha destacado que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) no considera que Libia sea un puerto seguro para el desembarco de migrantes y desaconseja los retornos a Libia tras los rescates en el mar.

No obstante, según señaló el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, el Gobierno de Pedro Sánchez está "negociando" con las autoridades libias "el desembarco" de esta docena de personas. Fuentes del Ejecutivo han justificado los contactos con Libia, alegando que es "el puerto más seguro" porque es el país más cercano al pesquero, con base en Santa Pola.

Juan Carlos Fulgencio: "El Gobierno de Pedro Sánchez está negociando con las autoridades libias el desembarco de esta docena de personas"

Así pues, el Defensor del Pueblo ha avisado de que "la negativa de quienes tendrían la obligación legal de permitir el desembarco de estos náufragos pone a la tripulación española de este pesquero en una situación límite, desde el punto de vista de su seguridad y de los derechos humanos".

En cualquier caso, "valora positivamente el decidido compromiso del Gobierno español con las obligaciones de rescate básicas previstas en el derecho del mar y con la necesidad de que los países más cercanos asuman su obligación de coordinarse".

En este sentido, ha destacado la importancia de que los países europeos colaboren entre ellos para garantizar que los capitanes de los buques, cuando presten auxilio embarcando a personas en peligro en el mar, sean liberados de sus obligaciones con una desviación mínima con respecto al viaje proyectado del buque y "organizar el desembarco tan pronto como sea razonable".

Comenta esta noticia