07 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La traición que menos esperaba Puigdemont arruina el plan de Torra contra Rajoy

Rajoy, este lunes en un acto en Vigo sobre la economía española.

Rajoy, este lunes en un acto en Vigo sobre la economía española.

Aunque el PNV mantendrá el misterio hasta el "último minuto", el cuanto peor, mejor" que trama el expresident se ha topado con la convicción de los vascos de que deben cumplir su palabra.

En apenas veinticuatro horas, si no se produce una inesperada sorpresa, el Gobierno habrá superado su obstáculo más difícil para salvar la legislatura: los Presupuestos Generales del Estado saldrán este miércoles aprobados del Congreso de los Diputados y Mariano Rajoy salvará así un escenario que en La Moncloa provocaba dolores de cabeza: certificar la debilidad del Ejecutivo central en pleno y renovado desafío del independentismo, ahora bajo las riendas de Quim Torra.

Y es que Rajoy y sus asesores están convencidos que las últimas decisiones de Torra -que éste mismo miércoles pretende formar su gobierno de encarcelados y fugados- están diseñadas en la sombra por Carles Puigdemont con un único objetivo: provocar el endurecimiento de la aplicación del 155 y dejar a los cinco diputados del PNV -decisivos para la aprobación de las cuentas de 2019- a los pies de los caballos ante sus propios votantes.

Sin embargo, si no hay contraorden desde Bilbao, el PNV ya ha trasladado al PP que cumplirá su palabra y dará este miércoles su sí, junto a PP, Cs, Nueva Canarias, UPN y Foro Asturias. Y a la vez ha comunicado al PDeCAT su indignación por las primeras decisiones de Torra.

"Sabemos que actuamos contra el reloj pero, una vez más, y continuando con el ejercicio de responsabilidad que venimos practicando, apuraremos hasta el último momento las posibilidades que permitan satisfacer los objetivos perseguidos", afirmó este lunes en un comunicado la dirección jetzale.

 

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, junto a su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban.

 

Como ya ocurrió hace un año, el lendakari Ínigo Urkullu se siente "traicionado" por Puigdemont, que ha desoído los llamamientos de la cúpula del nacionalismo vasco para que rebajara el tono y buscara un entendimiento con La Moncloa, la misma tesis que defiende Esquerra Republicana.

En sus "más que habituales" contactos entre Urkullu y el expresidente Artur Mas; y entre el presidente del PNV, Andoni Ortuzar y la coordinadora del PDeCAT, Marta Pascal, los exconvergentes han reconocido a sus interlocutores que Puigdemont está "fuera de su control".

Es más, el objetivo del expresidente fugado sería forzar unas generales junto a las municipales y autonómicas del próximo año para liderar una nueva plataforma independentista a los ayuntamientos catalanes provocando la desaparición del propio PDeCAT y planteando un nuevo plebiscito personal . El PNV no está por la labor y cumplirá su palabra. A pesar de su histórico hermanamiento con el nacionalismo catalán.

 

Comenta esta noticia
Update CMP