Vox apoyaría a Sandra Gómez (PSOE) para evitar que Ribó siga en el Ayuntamiento

El concejal de Vox Vicente Montañez

El concejal de Vox Vicente Montañez

El concejal electo Vicente Montañez abre la puerta de la formación a votar una investidura donde prevalezcan las fuerzas constitucionalistas por encima del "catalanismo de Compromís"

Vox no cierra la puerta a llegar a acuerdos con las fuerzas constitucionalistas del Ayuntamiento de Valencia, para conseguir que el actual alcalde en funciones, Joan Ribó, no acceda a la alcaldía. El concejal electo Vicente Montañez abre la puerta de la formación a votar una investidura donde los partidos políticos "considerados constitucionalistas" sean capaces de gobernar con el único fin de alejar del gobierno municipal el "catalanismo de Compromís", y conseguir que Ribó no acceda a la alcaldía. 

Montañez ha explicado a este diario que "Vox cuenta con el voto de dos concejales en esa investidura" y está dispuesto a dárselo a PSPV, Ciudadanos y PP, "si éstos se unen para evitar otros cuatro años de Ribó en el Ayuntamiento de Valencia". Vicente Montañez se ha mostrado incluso partidario de que Sandra Gómez (PSPV) pueda ser la próxima alcaldesa de Valencia si el voto de Vox sirve para que Compromís no gobierne de nuevo. "Nosotros no pedimos nada a cambio, nos da igual quién gobierne, solo queremos dar nuestro apoyo para que no se vuelva a repetir una vez más un gobierno catalanista como el que encabeza Ribó". 

La decisión de apoyar una investidura a favor de PSPV, PP y Ciudadanos, pasaría por la decisión del comité nacional de Vox, pero Montañez se muestra partidario en "colaborar en todo lo que sea necesario" para Valencia y en estar "al lado" de los valencianos y defender "todo lo que sea bueno para la ciudad de Valencia".

La postura del concejal de Vox es claramente una nueva estrategia política de su formación ante el órdago que hace semanas lanzaba Mª José Catalá (PP) cuando ofrecía un pacto a Ciudadanos y PSPV, para crear también un bloque de partidos constitucionalistas en el Ayuntamiento de Valencia, pero con ella de alcaldesa y sin la presencia de Vox. 

Recuerden que Catalá dijo también que "la izquierda nacionalista no es una buena opción ni es buena para la ciudad", pero matizó que ella debía gobernar porque "había sido la fuerza más votada y que más concejales había obtenido dentro de esas fuerzas constitucionalistas".  La propuesta no fue bien acogida en el PSPV, quien la tildó "de ocurrencia" y explicó que "en el PSOE lo tenemos claro y hemos sido siempre muy claros con la política de pactos desde el principio. La derecha ha perdido las elecciones y la ciudad de Valencia ha votado partidos progresistas mayoritariamente". 

Ahora, falta saber si lo que propone el concejal de Vox Vicente Montañez es bien visto por  el resto de partidos que han de conformar el gobierno municipal de los próximos cuatro años. Joan Ribó, de momento, volvería a serlo, pues obtuvo 10 concejales en las elecciones municipales, uno más de los que obtuvo hace cuatro años. En el gobierno le acompañará, previsiblemente, el PSPV-PSOE, que con Sandra Gómez al frente ha sido la fuerza con más crecimiento y ha pasado de 5 concejales a 7. El PP sólo cuenta con 8 concejales; Ciudadanos con 6 y Vox con 2. 

Comenta esta noticia
Update CMP