19 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Jorge Bustos atiza al "comunista" Zapata donde más le puede doler a Podemos

Uno se pone con entusiasmo a la tarea común hasta que empieza a pensar que merece una recompensa estrictamente personal por los marrones estrictamente personales que se va comiendo.

El concejal más polémico de Ahora Madrid anunció este jueves que se daba de baja de Podemos después de recibir el miércoles un email del Comité de Garantías en el que se le notificaba una denuncia por no haber donado parte de sus ingresos. Desde ese momento el nombre de Guillermo Zapata, una vez más, se convirtió en trending topic de Twitter y ese viernes copa los titulares de las columnas de opinión.

Como la de Jorge Bustos en El Mundo que tira de no poca retranca para analizar el asunto: "Este concejal ya célebre, Zapata, que se va de Podemos harto de tener que compartir su soldada con las insaciables bocas del activismo zurdo. Le exigían una cuota específica para financiar el partido de Iglesias, pero él pretextaba que ya contribuía a su facción propia dentro de Ahora Madrid. La cosa se resuelve en expediente y baja, y con suerte y tiempo en epifanía liberal". 

Bustos ironiza señalando: "Que un comunista tenga una relación conflictiva con el dinero es tan lógico como que un puritano la tenga con el sexo. Todos nos obsesionamos con aquello que nos prohíben. Yo no sé cuántos comunistas hay en Ahora Madrid, pero a juzgar por la reverencia que les inspira la propiedad privada diría que muchos".

A su juicio, "el marxista del siglo XXI no se diferencia del capitalista en otra cosa que en el sentimiento de culpa. Consume igual, si acaso Pepsi en lugar de Coca-Cola, pero se siente peor. Al izquierdista le han dicho que consumir es pecado, así que idea un mecanismo obligatorio de redistribución para purgar su conciencia doliente de usuario de Apple". 

Argumenta que "nos consolaría la baja de Zapata si sirviera para acelerar el enésimo desenmascaramiento del colectivismo, dogma que, como avisó Churruca, encuentra en cada generación a un selecto grupo de idiotas convencidos de que fracasó porque no lo intentaron ellos. Uno se pone con entusiasmo a la tarea común hasta que empieza a pensar que merece una recompensa estrictamente personal por los marrones estrictamente personales que se va comiendo, visita incluida a la Audiencia Nacional. Ahí es cuando brota en el corazón rojo la semilla liberal: al descubrir que no es el individuo quien ha de ser leal a la marca, sino la marca la que se debe al individuo. No militamos para engordar las arcas del partido, sino que el partido ha de servir a nuestros intereses. Por eso dicen que el comunismo no es más que la vía más larga para llegar al capitalismo. Al final, unos millones de muertos después, se acaba llegando". 

"Hoy existe Ahora Madrid; pero no cabe descartar, visto lo visto, que cunda la franquicia y un día se funde Ganemos Mónaco", concluye.

 

Comenta esta noticia
Update CMP