21 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez hunde la confianza de los españoles en el futuro económico y el empleo

Sánchez, con Zapatero, a quien emula datos económicos en materia de confianza

Sánchez, con Zapatero, a quien emula datos económicos en materia de confianza

Los datos son demoledores: en apenas tres meses la depresión por la economía y el trabajo se ha desplomado en los hogares españoles. Las cifras son las peores en dos años.

Pedro Sánchez no le sienta bien a la economía. Al menos eso dicen las cifras oficiales del CIS, que reflejan un desplome enorme de la confianza del consumidor, coincidiendo casi con los cien días que, sin embargo, tanto ha celebrado el presidente del Gobierno.

Los datos son elocuentes y reflejan una depresión en aumento, hasta el punto de alcanzar las cifras más negativas en dos años, con un batacazo espectacular en sólo un mes: desde agosto a septiembre, ese índice tan sensible que mide el estado real de ánimo de los españoles, cayó en 11.9 puntos. 

La valoración de los consumidores sobre la evolución general de la economía se hundió 22 puntos y la del mercado de trabajo empeoró en 20,1 puntos

La traducción también es muy negativa para el Ejecutivo socialista, pues significa que los ciudadanos creen que la situación actual va a peor y, además, que sus expectativas personales están en retroceso. Hasta la llegada de Sánchez, y durante su primer mes por mera inercia, ese mismo índice se mantenía por encima de los cien puntos, el mínimo para considerar que la población se instala en el optimismo.

Al detalle, aún peor

Y si la cifra global es tétrica, la letra pequeña aún hace más preocupante el 'efecto Sánchez' en una economía que, hasta ahora, presentaba un panorama más esperanzador tras años de una profunda crisis.

 

 

Dentro de los dos indicadores que componen el índice de la confianza del consumidor, el de situación actual registró un retroceso de 16,3 puntos, hasta los 82,9 puntos, su nivel más bajo desde octubre de 2016. Por su parte, el indicador de expectativas bajó 7,4 puntos en septiembre, hasta los 98,2 puntos, su peor dato desde septiembre de 2016.

Dentro del indicador de situación actual, la valoración de los consumidores sobre la evolución general de la economía se hundió 22 puntos y la del mercado de trabajo empeoró en 20,1 puntos. También cayó, aunque de forma más moderada, la percepción sobre la situación de los hogares, con una contracción de 6,9 puntos.

 

 

Por su lado, el retroceso de las expectativas de los ciudadanos es resultado de la disminución en 12,7 puntos de la valoración sobre la evolución futura de la economía, de la caída en 7 puntos de las expectativas sobre el empleo y del descenso en 2,5 puntos de la valoración sobre la situación futura de los hogares.

 

Comparando los datos de septiembre de este año con los del mismo mes de 2017, la confianza del consumidor retrocedió 12,6 puntos, tras bajar el índice de situación actual en 12,9 puntos y el de expectativas, en 12,4 puntos.

Las familias sufren

El ICC recoge mensualmente la valoración de la evolución reciente y las expectativas de los consumidores españoles relacionadas con la economía familiar y el empleo, con el objetivo de anticipar sus decisiones de consumo. El indicador recoge valores de entre 0 y 200, considerándose que por encima de 100 la percepción es positiva y por debajo, negativa.

La conclusión es que, fuera de las grandes cifras, el impacto de Pedro Sánchez en la economía real es  muy negativo y el deterioro se ha producido, además, en muy poco tiempo.

 

Comenta esta noticia
Update CMP