23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marhuenda destripa el "repugnante" plan de Iglesias para derrocar a Felipe VI

Pablo Iglesias, saludando a Felipe VI en Zarzuela

Pablo Iglesias, saludando a Felipe VI en Zarzuela

Sin respuesta firme del Gobierno y con el aplauso de sectores políticos y mediáticos, el vicepresidente avanza en su maniobra republicana, que pasa ahora por la cacería del Rey Juan Carlos.

Un plan para distraer la atención por un lado y movilizar la "spanish revolution" que expulse al Rey Felipe y traiga la República, mientras el resto del Gobierno que comanda Pedro Sánchez le deja hacer. En eso consiste la estrategia de Pablo Iglesias, aprovechando la delicada situación por la que atraviesa Don Juan Carlos, según Francisco Marhuenda.

 

Para el director de La Razón, lo que se está haciendo con el Emérito no tiene nombre. "Don Juan Carlos se ve sometido a una cacería inmisericorde donde su persona y trayectoria son paseadas por el fango con una crueldad y falta de respeto impresionante. La izquierda y los medios de comunicación de todo signo han asumido su culpabilidad sin preguntarse qué intereses mueven a Corina Larsen y al fiscal suizo. Es un proceso digno de Kafka", escribe el periodista en su última columna, lamentando asimismo el 'cambio de chaqueta' de muchos entusiastas juancarlistas: "Los mismos que le hacían la pelota y buscaban ansiosos una foto, una audiencia o su presencia en un acto público son los que ahora le despellejan con más fervor. Lo encuentro repugnante".

Aunque los "silogismos" que establece Iglesias para culpar a Felipe VI los presuntos errores de la monarquía son disparatados, pues de igual modo "todos los comunistas son criminales y antidemócratas" si se les considera herederos de las dictaduras impuestas por el comunismo; Marhuenda lamenta que esté teniendo éxito su maniobra, convirtiendo "el espectáculo mediático en una oportunidad para la spanish revolution, así como en una excelente cortina de humo para despistar al venerable público de otros problemas".

Una brutal cacería contra el Emérito

Y lo más lamentable, a su juicio, es que se echan de menos voces en defensa del monarca y contra los ataques despiadados a la presunción de inocencia: "Felipe VI es un jefe de Estado ejemplar en todos los terrenos y su padre ha sido uno de los grandes reyes de nuestra Historia. No voy a entrar en su vida personal, como no lo haría en la de Pablo o cualquier otro político. No sé si resistirían una cacería tan brutal como la que está sufriendo don Juan Carlos".

 

Para Marhuenda, "lo razonable sería respetar la presunción de inocencia, esperar la evolución de la cuestión en el ámbito judicial, reflexionar sobre los intereses que mueven a los protagonistas que atacan a un hombre que ni puede ni debe defenderse y no aprovechar la oportunidad para derrocar a Felipe VI".

Porque en el fondo, lo que el vicepresidente del Gobierno y líder de Podemos quiere, en este río revuelto, es "un proceso constituyente que nos lleve a una república".

 

Comenta esta noticia