09 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Felipe VI y Sánchez le hacen un feo a Don Juan Carlos y le amargan los "reyes"

El Rey Don Juan Carlos, en una de sus últimas "salidas"

El Rey Don Juan Carlos, en una de sus últimas "salidas"

Pese a que La Zarzuela confirma que el Monarca no asistirá el 1 de enero a la toma de posesión del nuevo presidente de Brasil, tampoco el émerito representará a la Corona como antaño.

Brasil es un país de alto interés estratégico para España por la presencia en su vasto territorio de las más importantes empresas española, constructoras, firmas de alta tecnología y entidades bancarias.

Y este próximo 1 de enero, en Brasilia, se va a producir un acontecimiento histórico: la toma de posesión del conservador Jair Bolsonaro como nuevo presidente tras varias décadas de poser absoluto de la izquierda, primero con Lula da Silva y, posteriormente, con Dilma Rousseff.

Y la maquinaria de la diplomacia española se prepara para diseñar la delegación institucional que asistirá en representación del Estado. No lo hará el Rey Felipe VI, de vacaciones esa semana, ni tampoco está prevista la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que también piensa disfrutar de unos días de descanso.

Algunos de los empresarios más destacados del IBEX 35 habían especulado con que La Zarzuela indultara al Rey emérito y que fuera Don Juan Carlos quien encabezase la delegación. De hecho, la representación de España en las tomas de posesión de mandatarios iberoamericanos ha sido el único fleco que ha sobrevivido a su agenda tras la abdicación.

Pero no será así. Oficialmente, se alega razones de salud. "El estado de Don Juan Carlos desaconseja un desplazamiento tan largo y exigente", se afirma desde su entorno. Oficiosamente, ni Zarzuela ni La Moncloa quieren "ni en pintura" al emérito en el foco mediático.

La razón: éste mismo miércoles la Fiscalía Anticorrupción ha abierto una investigación que afecta a Don Juan Carlos de lleno. El presunto cobro de comisiones del AVE a la Meca en Arabia Saudí. Una denuncia de la propia amiga íntima del antiguo Rey, Corinna, que ha vuelto a poner en solfa la figura del padre de Felipe VI.

Y, además, al actual Monarca aún le escuece la última salida de tono de su padre. Fue en Abu Dabi cuando se fotografió sonriente con el príncipe Saudi Salman, en pleno repudio de la comunidad internacional tras el asesinato cruel del periodista Kashoggi.

Comenta esta noticia
Update CMP