11 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El puesto y sueldo de Fernando Simón no se verá afectado pese a sus "vejaciones"

Fernando Simón y sus palabras sobre los turistas ingleses, en el foco.

Fernando Simón y sus palabras sobre los turistas ingleses, en el foco.

Lleva en el ojo del huracán desde hace ya mucho tiempo, pero más de cuatro meses después la última del "histriónico representante del Gobierno en cosas de pandemia" ha sido la gota del vaso.

Este jueves Gabriel Albiac habla de "caídas" en su columna de ABC haciéndose eco de que los españoles hemos vivido una de ya más de cuatro meses...

No obstante, considera que caer es fácil porque no faltan los "sedantes" para hacernos insensibles al dolor "incluso de ese derrumbe" y, a su juicio, de elllos ha hecho uso obsceno el poder vigente en España.

Porque "para un mando populista, todos los medios de consolidar la jefatura del líder están permitidos" y "mentir es el más elemental de todos ellos".

En realidad, para Albiac "los de Iglesias nunca ocultaron su visión de la política como una artesanía del "relato": porque lo que construye subjetividad –y, con ella, obediencia– no es la realidad nunca de lo que pueda haber sucedido; construye subjetividad el "mito", que es la palabra griega que dice lo que nosotros llamamos "narración", o, con el tópico acuñado por ellos,"relato".

Ahora llega el verano, "tiempo ilusorio de nuestras fingidas fugas del cotidiano infierno: la promesa repetida de paraíso". Pero "planificar el paraíso es el único paraíso que, al fin, posee un animal de tiempo y medios tan precarios como los nuestros. Y, al menos, en ese ensueño hacemos presentes nuestros deseos".

No importa si son insatisfechos porque "el deseo se proyecta siempre sobre un imposible; dibujar en nuestras mentes el plano de nuestras limitaciones, de nuestras carencias, nos da la fuerza de hacer rodar la ironía sobre nosotros mismos".

Para el periodista "es esa proyección fallida la que no va a tener espacio imaginario sobre el cual fingirse este verano" porque "todos sabíamos, al cabo de los meses de pandemia, que no habría, esta vez, verano que mereciese tal nombre".

Así, se refiere a las palabras de Fernando Simón "vejando" a los clientes de cuyo consumo turístico vive España (viajeros ingleses, belgas, franceses y alemanes) y concluye que no es sólo el verano lo que hemos perdido: "el señor Simón ha condenado a muerte a la economía española a partir de este otoño" porque "el simpático derrumbe del negocio turístico, que tanto regocija al histriónico representante del Gobierno en cosas de pandemia, no sólo hunde el área vital de la economía española que son agencias de viaje, hoteles, bares, restaurantes... sino que arruina a todas las actividades que surten a ese inmenso sector".

Eso sí, remata, "el puesto y el sueldo del señor Simón no se verá afectado. El de millones de españoles se verá sólo destruido". 

Comenta esta noticia