Nueva crisis interna entre el alcalde Ribó y los socialistas en Valencia

Gómez y Campillo

Gómez y Campillo

Gómez y Campillo discrepan en público sobre el destino de los 32 millones. Compromís aprueba que vaya a para deuda y el PSPV lo rechaza.

Nueva discrepancia entre Compromís y PSOE en el gobierno municipal a cuenta de los remanentes del Ayuntamiento, ese asunto que lleva tensando la cuerda entre los dos socios del pacto del Rialto desde hace meses. En esta ocasión, se ha producido la ruptura en la propia Junta de Gobierno y la han expresado en público los dos vicealcaldes, Sergi Campillo y Sandra Gómez, algo completamente anormal en un equipo de gobierno que debe funcionar como un todo y no como dos partes separadas.

En concreto, el asunto de la discordia son los 32 millones de euros procedentes de los remanentes de 2019 y en qué destinarlos. Compromís ha aprobado que sean para pagar deuda bancaria. La decisión, adoptada en la Junta de Gobierno Local a propuesta del alcalde Joan Ribó, ha salido adelante con el respaldo sólo de Compromís y el rechazo del PSPV. La vicealcaldesa socialista habla de "error" de alcaldía.

La propuesta llevada a la junta de gobierno no lleva la firma del concejal de Hacienda Borja Sanjuán, como se ha hecho en otras ocasiones, al entender el edil que la iniciativa carecía de coherencia y perjudica a los intereses municipales, según la cadena Ser. 

Compromís justifica su postura con al acuerdo adoptado en el pleno municipal de julio que votaron la coalición y PSPV, a la espera del decreto definitivo del Gobierno central sobre uso de los remanentes. En cambio, el PSPV alude al acuerdo adoptado el pasado martes en el Congreso en favor de "la suspensión de las reglas fiscales" y subraya que abre la puerta al uso "libre" de remanentes.

Asimismo, los socialistas explican que en Valencia "la decisión de amortizar la deuda anticipadamente estaba paralizada por acuerdo entre los partidos de gobierno a la espera de una solución para poder utilizar estos recursos para combatir la pandemia e impulsar la reconstrucción". 

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, por su parte, ha defendido que “lo que tiene que hacer Ribó con esos 32 millones es bajar los impuestos. No estamos para nada de acuerdo con la postura de pagar deuda con los remanentes de tesorería. Los autónomos han vivido dos crisis en diez años y la prioridad de Ayuntamiento debe ser apoyar a la economía productiva”.

 

Comenta esta noticia
Update CMP