10 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

A Iglesias le caen 1.000 millones de RTVE sin control para repartir entre amigos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en su abrazo tras el triunfo de la moción de censura.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en su abrazo tras el triunfo de la moción de censura.

El PSOE y sobre todo Podemos camparán a sus anchas en la nueva radiotelevisión pública, sin el PP ni Cs, que han renunciado a blanquear el asalto y a formar parte del Consejo.

"Hala, la tele para ellos, a ver qué hacen con ella". Con esta frase resumía este miércoles el portavoz del PP, Rafael Hernando, la decisión de su partido de no sumarse al nuevo Consejo de Administración de RTVE alumbrado tras el decretazo de Pedro Sánchez. Y apenas cinco horas después de pronunciarla, en el hemiciclo se consumaba el asalto a las bravas de la televisión pública por la izquierda y el independentismo.

Pese a los recelos iniciales, ERC y PDeCAT han dado luz verde a la lista cocinada por La Moncloa y Podemos, con un oportuno guiño al PNV. El resultado: Tomás Fernando Flores presidirá la nueva Corporación en la que la formación de Pablo Iglesias acumula el mayor grado de poder e influencia. El dato: al margen del control de la línea informativa que los morados han exigido, gestionarán más de 1.000 millones de euros junto al PSOE.

Esta partida multimillonaria y muy codiciada en año preelectoral con tres citas con las urnas, es la suma de los casi 700 millones de ingresos que fijó el anterior presidente, José Antonio Sánchez, y su Consejo, más la subvención de 343 millones de euros que el PP introdujo en los Presupuestos Generales en concepto de "compensación por servicio público". Con ese dinero, Podemos y PSOE podrán contratar nuevo personal afín y decidir los jugosos contratos con las numerosas productoras externas que realizan programas para la televisión pública.

Cabe recordar que en el entorno de Podemos y de Pablo Iglesias figuran diversas productoras. Como 360 Globalmedia SL, que se encarga de los programas del líder morado en Hispan TV. Y también otros que dirige, entre otros, el cofundador del partido, Juan Carlos Monedero.

Y lo harán sin el control ni debate interno y el contrapeso del partido mayoritario en el Congreso y Senado. El nuevo Consejo queda integrado así con 9 consejeros de la izquierda y uno del PNV - que en realidad correspondía a Ciudadanos como cuarta fuerza parlamentaria-, para más indignación del PP, el exdirector de Deia Juan José Baños, el periódico que edita el PNV.

Lo resumía con extraordinaria dureza el portavoz del PP, Ramón Moreno, durante el debate este miércoles del decretazo. "El dedo del señor Sánchez ha decidido tomar al asalto RTVE al más puro estilo chavista. Ha dicho, ¡exprópiese!", ha denunciado en la tribuna del Congreso. "Este dedazo burla y tumba un acuerdo para la reforma que estaba en marcha. Hoy RTVE ha dejado ser la televisión de todos y pasa a ser telemoción", ha recalcado.

Junto a Flores, controlarán los designios de la televisión pública  Rosa María Cascajosa, el citado Baños, Concepción CascajosaCristina Fallarás, Víctor Sampedro, Isabel Cerrada, Rosa María Artal, Fernando López Agudín, Josep Lluis Micó y Juan Tortosa

 

Rafa Hernando y el portavoz del PP en la Comisión de Control de RTVE, Ramón Moreno, este miércoles en el Congreso.

 

"Ellos se lo guisan y ellos se lo comen", denunciaba en los pasillos del Congreso un alto dirigente del PP, que hablaba directamente de "pucherazo". Y es que el real decreto improvisado por Sánchez -que va a ser recurrido esta misma semana ante el Tribunal Constitucional- ha cambiado las reglas del juego a mitad del partido.

El PP había propuesto cuatro candidatos en el Senado, donde los populares tienen mayoría absoluta. Pero Sánchez forzó un cambio: esos candidatos debían recibir el apoyo de al menos otros tres grupos parlamentarios. Algo que nunca había sucedido. 

Pese a que en su discurso en la moción de censura, Sánchez se comprometió públicamente a consensuar con el PP los principales asuntos de Estado, los negociadores socialistas Adriana Lastra y Rafael Simancas, han ninguneado en las últimas horas a sus interlocutores populares. El PP estaba dispuesto a incorporarse al Consejo con una representación "razonable y proporcional", en su calidad de primer partido en el Congreso y Senado, pero el PSOE tan solo ha ofrecido una presencia "testimonial".

A partir de ahora, la izquierda -y fundamentalmente Podemos, que ha negociado el control de RTVE con Iván Redondo como la gran contrapartida a su apoyo a la moción de censura- tiene el control total y absoluto de la radio y la televisión públicas. El PP y Cs tan solo podrán jugar un papel limitado en la Comisión de Control de la Corporación en el Congreso, en la que también están en minoría frente al frente de la moción de censura.

Se abre una etapa en RTVE que ha desatado el vértigo hasta en su propia plantilla, en su gran mayoría poco complacientes con el PP. Pero desde hace semanas, en palabras de una periodista que trabaja en Torrespaña, "Podemos campa a sus anchas". Y, por cierto, su primer objetivo apunta a los antes todopoderosos sindicatos, a los que Iglesias tiene en su punto de mira por "acomodados".

Comenta esta noticia
Update CMP