17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se endiosa y somete a Díaz Ayuso a un menosprecio sin precedentes

La ministra de Justicia fue la única que acudió a la toma de posesión de Díaz Ayuso.

La ministra de Justicia fue la única que acudió a la toma de posesión de Díaz Ayuso.

La mínima representación que el socialista envió a la toma de posesión de la presidenta madrileña la semana pasada contrasta con el despliegue de ministros en la de la riojana Concha Andreu.

La Comunidad de Madrid tiene casi 6,6 millones de habitantes y un PIB anual de 230.018 millones de euros (datos de 2018), que representa casi la quinta parte del total de España.

En La Rioja, por contra, viven poco más de 300.000 personas y su PIB anual fue de 8.391 millones de euros el año pasado, lo que la sitúa en el puesto número 17 del ranking nacional.

Así pues, las diferencias entre una y otra saltan a la vista. Pero para el Gobierno de Pedro Sánchez lo importante no es eso, sino que en una gobierna el PP y, en la otra, los suyos. El PSOE

La toma de posesión de la socialista Concha Andreu como presidenta de La Rioja, prevista para este jueves, va a poner de manifiesto la diferencia de trato de Sánchez a los presidentes autonómicos según sean de su partido o no.

Y, sobre todo, va a dejar a la vista el menosprecio al que Sánchez sometió a la Comunidad de Madrid y a su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, la semana pasada. Uno sin precedentes. Porque los socialistas siguen sangrando por la herida de una región que esta vez creyeron poder arrebatar al PP y al final resultó que no. 

El Gobierno en funciones estará representado al más alto nivel en la toma de posesión de la presidenta riojana, que gracias a su pacto con Unidas Podemos gobernará después de 24 años de ejecutivos del PP.

Concha Andreu este martes durante el debate de su investidura. 

 

Hasta Logroño se desplazarán la vicepresidenta, Carmen Calvo (que en principio mantiene su plan inicial de ir pese a que este martes supo que a las cuatro de la tarde deberá estar de vuelta en Madrid para comparecer en el Congreso por la crisis del Open Arms); el ministro de Agricultura y también de Política Territorial y Función Pública (competencias que asumió tras la salida de Meritxell Batet), Luis Planas; y también el de Interior, Fernando Grande-Marlaska

Por contra, a la toma de posesión de Díaz Ayuso el lunes de la semana pasada únicamente acudió en representación del Gobierno central la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y para cumplir con el trámite. En cambio, la popular sí estuvo arropada por el presidente de su partido, Pablo Casado, y por los de Andalucía y Castilla y León, Juanma Moreno y Alfonso Fernández Mañueco

El PP no quiso hacer casus belli de la escuálida representación enviada por Sánchez a la entronización de la nueva presidenta, Díaz Ayuso, pero tomó nota. Una señal más de que las relaciones entre una y otra administración no van a ser precisamente fáciles, sobre todo en materia de financiación. 

Cabe recordar que en 2015 Cristina Cifuentes batió récords en su toma de posesión. A ella acudieron la entonces vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y nada menos que seis ministros del Gobierno de Mariano Rajoy. Claro que eran de su partido. 

Comenta esta noticia
Update CMP