30 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez interviene ante la extensión de las protestas por el estado de alarma

Una imagen de los disturbios registrados desde le viernes en distintas ciudades

Una imagen de los disturbios registrados desde le viernes en distintas ciudades

Cientos de personas se saltan las restricciones en Madrid, Barcelona, Logroño o Málaga en una noche de disturbios contra el toque de queda y el posible confinamiento.

El toque de queda vació Madrid a las 23 horas, pero llenó su emblemática Gran Vía de cientos de personas, en su mayoría jóvenes, para protestar contra el estado de alarma y las restricciones de movilidad que comporta, apenas preámbulo de un confinamiento domiciliario que muchos expertos presagian ya y que el Gobierno ya planifica por si fuera necesario.

Las protestas, que comenzaron el viernes en distintas ciudades, se han extendido 24 horas después por media España, pacíficas en unos casos, y plenas de disturbios violentos en otros. Madrid, Barcelona, Bilbao, Vitoria, Málaga, Logroño o Santander son algunas de las capitales que han visto prenderse una mecha que, sobrepasada la medianoche de Halloween, ha provocado una intervención del propio Pedro Sánchez con un mensaje oficial:

 

 

El presidente del Gobierno hacía mención a los sucesos vividos en la Gran Vía de Madrid, con aparatosos disturbios que obligaron a la intervención de la Policía Nacional y se han saldado, hasta la madrugada, con 32 detenidos, varios de ellos por el asalto a un comercio de Chueca, tres agentes heridos e imágenes de guerrilla con barricadas, contenedores ardiendo y una estampa desoladora de la emblemática calle madrileña.

Las protestas por toda España no tienen un convocante claro, se airean desde las redes sociales y han provocado una agria discusión.

 

 

Los hay quienes dan todo su respaldo a las manifestaciones pacíficas y denuncian que el boicoteo violento que albergan procede de grupos antisistema e incluso menas, a quienes carga la responsabilidad de la violencia y los saqueos que han coronado algunas de las marchas, con imágenes de vandalismo impensables en una pandemia.

Choque político

A la inversa, las estampas más agresivas también se califican de "ultraderechistas" y hasta de "nazis" a los manifestantes,  generando un paisaje final indescifrable en el que probablemente se mezcle todo: ciudadanos hartos de las restricciones con grupos radicales de extrema derecha e izquierda que aprovechan la confusión para provocar el caos.

En las imágenes tomadas en distintas ciudades de España se ve una muestra de todo ello: encapuchados antisistema, de aspecto idéntico al que solían exhibir los CDR en Barcelona en las protestas a favor del "procés"; jóvenes de estética o simbología ultraderechista y gente normal protestando en zonas fijas antes de volverse a casa.

 

 

El contraste entre todos ellos es tan grande como el existente entre las razones de sus protestas y lo que puede ocurrir de manera casi inminente: a la rabia por el toque de queda nocturno, impuesto entre las 23h y las 6h en la mayor parte del país para frenar los contagios con el aval de casi toda la comunidad de expertos; puede añadírsele en breve la desazón por un nuevo confinamiento domiciliario intensivo decretado por las Comunidades Autónomas con el paraguas del Gobierno.

 

 

A este respecto, puede ser un indicio del futuro inmediato en España la decisión del presidente del Reino Unido, Boris Johnson, de decretar precisamente eso durante un mes a contar a partir del próximo jueves. 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP