26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Page eleva el pulso a Sánchez y le acusa de "invitar" a otro golpe en Cataluña

El 'barón' socialista ha vuelto a remarcar que el Código Penal no es algo con lo que el presidente del Gobierno pueda mercadear para conseguir el apoyo de sus socios independentistas.

Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, ha decidido liderar la batalla interna contra Pedro Sánchez tras el anuncio del Gobierno de modificar el Código Penal para relajar los delitos de sedición y rebelión, haciendo un gran favor a sus socios de Gobierno, los independentistas que están en prisión por el procés. Y lo ha hecho acusándole de reducir tanto las penas, que cree que Sánchez intenta "aguar el delito de sedición", que no es más que "invitar a que se haga todos los fines de semana".

Por ello, ha sostenido que se debería aclarar y "dejar blanco sobre negro" que "lo que plantearon en Cataluña" los independentistas fue "un atentado grave al orden constitucional". "A lo mejor cabe un delito nuevo, que tenga que ver con vulneración directa orden constitucional. ¿Es urgente? En estos casos, lo que importa es que tenga el máximo consenso. No puede ser de la mitad de un país contra la otra mitad", ha apuntado en una entrevista en Onda Cero.

 Además, ha dejado claro que la reforma del Código Penal no puede realizarse teniendo en cuenta los planteamientos que hagan "aquellos que se vayan a ver afectados con su aplicación", como Junqueras y sus socios, ya que "lo que han hecho tiene gravedad y consecuencias. Si lo que se está pretendiendo es lo contrario, es aguar el concepto de sedición eso es casi como invitar a que se haga todos los fines de semana", ha indicado.

Y es que, Page se ha convertido en un auténtico dolor de cabeza para Sánchez ya que se ha erigido como uno de los socialistas más críticos con las primeras medidas que ha anunciado el nuevo Gobierno de coalición insistiendo en que "con los derechos de los españoles y con el Código Penal no se puede mercadear, porque no es una cuestión negociable",  algo que su jefe de partido no tiene tan claro, puesto que la reforma ya está en marcha.

Comenta esta noticia