24 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado rompe un tabú y señala: "PSOE y VOX tienen intereses compartidos"

La cadena pública emite una entrevista en horario distinto al dedicado al PSOE e intenta acorralar al PP con VOX, pero Casado deja claro su mensaje entre inconvenientes.

La primera trampa a Pablo Casado en su entrevista en RTVE fue muy sibilina: le programaron a las 21.30 horas, quince minutos antes que a Pedro Sánchez, algo que puede parecer inocente pero no lo es. El horario del líder del PSOE coincidió, según denuncia la Plataforma por una TVE Libre, con el corte publicitario en Antena 3 y Telecinco, lo que potencialmente favorecía al presidente.

Pero Casado sorteó bien ese obstáculo, como también el resto que le puso su entrevistador, Carlos Franganillo, en forma de preguntas conectadas con el gran mantra del Gobierno: el sometimiento del PP a VOX y, en consecuencia, la condición global del centroderecha como mera "ultraderecha".

El líder popular utilizó esa pregunta para darle la vuelta y lanzar una oferta a todos los "moderados" de España, incluidos los socialdemócratas que pudieran estar espantados con las alianzas de este PSOE con los partidos independentistas y Podemos.

 

Sobre VOX, se negó a tildarle con ningún epíteto radical, y se limitó a pedirle a sus votantes que retornaran al hogar:  "Mi partido puede seguir siendo su casa y cuando el Partido Popular ha gobernado les ha ido bien".

Aún más, el líder popular reprochó la complicidad entre el PSOE y VOX para lanzar debates alejados de las necesidades sociales que, a su juicio, les alimentan a ambos: "Tienen intereses compartidos", dijo, y puso como ejemplo en las últimas Elecciones Generales que a los dos les "venía muy bien que se hablara de Franco todo el tiempo".

 

 

Lo más relevante de Casado, aparte de bendecir una alianza preelectoral con Ciudadanos en Cataluña o el País Vasco pero no en Galicia como adelantó ESdiario, fue la auténtica OPA lanzada a los votantes más templados del PSOE, a quienes dijo poder representar desde el PP.

Y lo dijo con rotundidad: el PP quiere ser, insistió, el "paraguas común" en el que puedan estar Cs, votantes de Vox que quieran un proyecto para ganar al PSOE  y votantes socialdemócratas a los que no les gusta ver que su líder "pacta con independentistas, batasunos o Podemos".

"No me llama para nada"

También Casado esquivó la última trampa de RTVE, cuyo presentador le interrogó por su intención de sumarse o no a un consenso para renovar el Ente Público que, según Franganillo, defendía Pedro Sánchez tras año y medio de decretos y purgas ideológicas en la casa.

"A mí no me ha llamado ni para eso ni para nada. No son formas ni para esto ni para nada. Ni el Defensor del Pueblo,  ni la Fiscalía, ni lo de Ábalos... llevan seis mentiras y no han dado ninguna explicación, para que luego digan que hacemos política con cuestiones internacionales", remató.

Comenta esta noticia
Update CMP