Puig gana las autonómicas y volverá a gobernar con Compromís y Podemos

Ximo Puig en la celebración de la noche electoral

Ximo Puig en la celebración de la noche electoral

El pacto del Botànic puede reeditarse tras la victoria lograda por Ximo Puig en la autonómicas, aunque necesitará un acuerdo con Compromís y Podemos.

Hacía más de treinta años que el PSPV no ganaba unas elecciones. A Ximo Puig le ha salido redonda su jugada estratégica de adelantar por días las autonómicas para no hacerlas coincidir con las municipales y europeas del 26 de mayo. El presidente confió en el tirón de Pedro Sánchez. Acertó de todas todas. Hace cuatro años, el líder de los socialistas valencianos accedió a la presidencia de la Generalitat con el peor resultado de la historia del PSPV. Ganó perdiendo. Este 28 de abril ha ganado ganando. Sin mayoría absoluta, pero con 27 diputados  (cuatro más que hace cuatro años).

Puig tendrá que volver a pactar con Compromís (17 escaños) y Podemos (8), que suman 52 escaños, para reeditar el pacto del Botànic. Puig sale reforzado con su victoria en las tres circunscripciones.

El bloque de la izquierda nacionalista consigue cinco diputados más que el de centro derecha en la Comunitat. Esa es la distancia del éxito del fracaso. Isabel Bonig vuelve a perder una elecciones y se deja 12 escaños. Vox irrumpe con fuerza, como cuarta fuerza política en las Cortes Valencianas, aprovechando el batacazo de los populares. 

Compromís de Mónica Oltra se las prometía muy felices e incluso aspiraba a lograr más votos que los socialistas. No ha sido así. Al partido de la sonrisa no le ha venido nada bien la coincidencia de las generales con la autonómicas.  Pierde fuelle electoral, dos representantes menos, pero tendrá su cuota de poder en el Consell y todo apunta a que mantendrá la presidencia en la cámara autonómica. Un poder que ahora tendrá que compartir con Podemos, sexta y última fuerza parlamentaria, que esta vez sí quiere formar parte del Gobierno que volverá a presidir Ximo Puig. 

Ciudadanos de Toni Cantó es con Puig el gran vencedor de la noche. No ha conseguido dar el sorpasso al PP, pero le disputa el liderazgo de la oposición. Se ha quedado a las puertas de convertirse en la segunda fuerza política (18 diputados, cinco más que en 2015). La representación  de Ciudadanos no suma mayoría absoluta con los escaños del PSPV. Con todo, Cantó había anunciado que no pactaría con el "Partido Socialista Catalán" de Puig.

Comenta esta noticia
Update CMP