24 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La dramática encuesta que precipitó la "operación Carrizosa" en Ciudadanos

Arrimadas y Carrizosa.

Arrimadas y Carrizosa.

Arrimadas ha dado el primer paso para una candidatura conjunta con el PP de Alejandro Fernández que, no obstante, los populares no tienen nada clara. Roldán asume que no tiene tirón.

Las dudas en torno a la conveniencia de que el PP y Ciudadanos concurran a las elecciones catalanas en coalición, como lo hicieron en el País Vasco, siguen. 

Ello a pesar de que Inés Arrimadas ha dado el primer paso al sustituir sin primarias ni nada que se le parezca a Lorena Roldán por Carlos Carrizosa como candidato. 

En público, incluso la propia perjudicada ha defendido la decisión, que según ella no es una "cacicada" -expresión utilizada por su excompañero Juan Carlos Girauta- sino una tomada por todo el equipo de Cs para dar "un vuelco" a las encuestas en Cataluña. 

Hay una que dejó petrificada a la dirección de Ciudadanos y que fue determinante para que Inés Arrimadas, finalmente, pusiera un gran remedio a un gran mal. Fue la que publicó el CIS catalán a finales de julio, según la cual Carrizosa le saca punto y medio a Roldán en valoración (5,44 frente a 3,92).

Y lo que es peor: el popular Alejandro Fernández y hasta el socialista Miquel Iceta figuraban en el barómetro con mejor valoración que Roldán entre los votantes de Ciudadanos. 

El silencio con el que el PP catalán ha recibido el guiño de Arrimadas es atronador. El propio Fernández tiene muy serias dudas sobre la conveniencia de ir de la mano con Cs mientras los naranjas pactan en Madrid con Pedro Sánchez

Y hay otro factor muy a tener en cuenta en Génova 13: buena parte de la base electoral de Cs en Cataluña viene del PSC, no del PP. Y esos antiguos votantes socialistas son muy reticentes -eso explican los analistas- al PP.

Comenta esta noticia
Update CMP