¿Por qué la empresa de los patinetes ha plantado cara al Ayuntamiento?

Es la pregunta del millón: ¿por qué la empresa matriz ha ordenado a su filial valenciana no atender la orden municipal de retirada de los patinetes a pesar de la intención favorable de la empresa local?

La empresa llegó a mostrarse dispuesta a acatar la orden municipal de retirada de los vehículos hasta que le llegó una orden en contra de su matriz europea. ¿Por qué?

Van a mediar multas, más de 17.000 euros según los últimos cálculos. Y la empresa, teniendo en su mano evitarlas, habiendo anunciado que no habría lugar a las sanciones porque iban a atender el requerimiento, ¿ha decidido sin más asumirlas, dejarse incautar los vehículos, echarse en contra al Ayuntamiento, y despejar el campo a otras empresas del sector que estén o puedan estar interesadas en un negocio atractivo en una ciudad propicia?

En el frente consistorial ha habido nervios con este caso. Al parecer, según fuentes del departamento, la concejal socialista encargada de la Policía Local, Anaïs Menguzzato, no ha ocultado su malestar por haber tenido que ordenar un trabajo evitable si la concejalía de Movilidad de Giuseppe Grezzi, de Compromís, hubiera resuelto a tiempo la falta de regulación para estos artefactos. De esta forma, la Policía Local valenciana han sido noticia en los telediarios de toda España por retirar patinetes de las calles.

El operativo, las multas, y las advertencias

La Policía Local de Valencia ha retirado un total de 48 patinetes eléctricos de alquiler distribuidos por la empresa Lime en la ciudad y ha levantado un total de 20 actas de denuncia, después de que la distribuidora europea haya ordenado mantenerlos pese al requerimiento policial a su filial valenciana, que en un principio había accedido a hacerlo, informa Europa Press.

Durante la jornada de este miércoles los agentes han iniciado la actuación para requisar los 200 patinetes eléctricos de alquiler distribuidos por la ciudad.

La empresa, reacia en un principio a acatar la orden municipal, cambió de actitud a media mañana y mandó una furgoneta para proceder a la retirada voluntaria. No obstante, hubo un "nuevo cambio de criterio" y el distribuidor de Europa ordenó a la distribuidora valenciana, ubicada en Paterna, que no proceda a la retirada.

Por ello, los agentes continuaron levantando acta de sanción e incautando unidades gracias a la localización GPS de la propia App de la empresa.

La sanción impuesta asciende a 750 euros por cada espacio público ocupado con independencia del número de patinetes dispuestos en él, lo que arroja la cifra de 15.000 euros por las primeras 20 denuncias. A esa cifra hay que sumar el importe de la retirada, de 2.440 euros. La empresa deberá abonar la multa para recuperar las unidades requisadas.

La concejal de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, ha explicado que esta sanción es por vulneración del artículo 12 de la ordenanza de dominio público, que exige que cualquier empresa que quiera realizar una actividad en la vía pública cuente con una autorización municipal.

Al respecto, que ha comentado que pensaban "sinceramente" que la empresa iba a proceder a la retirada voluntaria como es habitual con las terrazas cuando se produce un requerimiento policial, ya que "pocas veces" se da una negativa.

Por ello, ha lamentado este cambio actitud de la empresa, a la que ha advertido de que "está tomando decisiones erróneas si de verdad quieren implantarse y comercializar este producto". "Esta actitud desde luego no ayuda", ha observado.

PD: la empresa ha vuelto a cambiar de idea y ha recogido los patinetes que quedaban ... ¿por qué? ... 

Comenta esta noticia
Update CMP