22 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ni hoy ni nunca seremos Ana Julia Quezada

La psicóloga de Esdiario responde al escritor de IU, autor de un polémico artículo titulado "Todos somos Ana Julia Quezada" que refleja, según ella, un problema psicológico.

 

 

Una de mis técnicas complementarias como terapeuta es el análisis de escritos y dibujos de quien tengo enfrente. Lo que escribimos es un reflejo de lo que somos, de traumas, de complejos, de lo que no nos atrevemos a decir a la cara a alguien y lo sustituimos por un culpable o enemigo oculto.

Cuando me preguntaron por el artículo del escritor, Luis García Montero, vi ya un título que causa rechazo y ya denota muchos rasgos. Todos somos Ana Julia Quezada, así reza el encabezamiento del texto que usa un dolor extremo para una arenga política anticapitalista.

Esta deformación de la realidad de ensalzar y disculpar a una asesina y no sentir un mínimo de empatía por un menor que ha caído en las garras de la sinrazón, como nos intenta imponer esta ideología, es patología pura. En las palabras de "Todos somos Ana Julia Quezada" se refleja totalitarismo y actitud dictatorial. Sin el mínimo respeto hacia el ser humano y su individualidad, nos etiqueta como asesinos al equipararnos a una persona que no inspira compasión, como la sentimos todos por ese niño alegre, Gabriel.

Acaso se escude en el todos para esconder el verdadero título. "Somos Ana Julia Quezada" sería lo que se esconde realmente en esa rabia que tienen hacia unas ideas políticas adversarias y que justificarían cualquier violencia para derrocar ese sistema capitalista al que hacen culpable de todo, incluso del asesinato de Gabriel.

La servidumbre

Quieren sustituirlo por la incongruencia de quitarte lo tuyo, ya no sólo tu pensamiento libre. Hemos visto en la actualidad un hombre, desplazado un corto tiempo por motivos familiares, llegar a su casa y no poder acceder a ella porque se la habían ocupado. Mientras, él vive en su coche.

 

Luis García Montero

 

¿Es esa la servidumbre y dictadura que nos quieren imponer? El autor, candidato sin éxito de IU en la Comunidad de Madrid en 2015 y pareja de la columnista Almudena Grandes; afirma, además, que una educación pública serviría para paliar esta maldad del ser humano.

Lo que entendemos, quienes llevamos la libertad por bandera, como adoctrinamiento. Comparar la lucha por la prisión permanente revisable de familias que  sufren el dolor de alguien trascendente en su vida que les arrebataron ; con odio o venganza y equipararlo a un asesinato es para acudir a terapia psicológica urgente.

La educación auténtica

La prisión permanente revisable sí es auténtica educación pública, porque educa para que alguien salga a la calle cuando esté en condiciones. No escuchan a profesionales que sabemos que hay conductas reincidentes y repetitivas que volverán a asesinar, pero de hacerlo la sociedad se evitaría tal vez a esos seres malvados. Por supuesto que no son todos, como afirma el autor. Dice nos moldean sistemas filosóficos, políticos... pero eso es lo que ellos pretenden.

Uno se moldea a si mismo como ser libre, aceptando unos pensamientos y rechazando otros pero jamás con imposiciones. No sólo nunca jamás seremos Ana Julia Quezada, sino que luchamos para que seres malvados dejen de serlo. Con justicia y sin manipulaciones. Esa es la única solución.

Y existe una palabra clave y es la diferenciación entre seres humanos, sin etiquetas ni generalizaciones. A eso se le llama respeto, respeto al otro, premisa de toda democracia.

Comenta esta noticia
Update CMP