24 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Masterchef: El buque insignia de TVE sufre un "asqueroso" palo a su imagen ideal

MasterChef.

MasterChef.

Es uno de los formatos más queridos de La Uno. No solo cosecha datos estratosféricos de audiencia, sino que lo hace con una imagen "blanca" alejada de la denominada telebasura pero ahora...

El Defensor de la Audiencia de RTVE, Ángel Nodal, recomienda a TVE "prescindir totalmente" en el futuro de emitir imágenes en MasterChef en las que se despellejan animales, después del rechazo de varios espectadores a una secuencia del programa donde se pedía a los concursantes que evisceraran y despellejaran una liebre.

"Me parece asqueroso que en un programa pagado en parte con mis impuestos se vea como se despelleja a un animal. Es asqueroso y deleznable", criticaba Ana en su queja enviada a la Oficina del Defensor de la Audiencia.

En el segundo informe trimestral de 2019, el Defensor de la Audiencia de RTVE sostiene que si el programa necesita "comprobar que los concursantes saben realizar ese tipo de tareas, tiene horas más que suficientes para hacerlo sin presencia de las cámaras".

Según se recoge en el documento, la directora de Entretenimiento de TVE, Toñi Prieto, ha pedido disculpas a los espectadores que "se hayan podido sentir heridos en su sensibilidad" y ha asegurado que "nada más lejos de la intención del programa".

De hecho, MasterChef no solo era uno de los programas más rentables y con mejores audiencias de la cadena, sino que hasta hace poco gozaba de una imagen impecable, de entretenimiento blanco, y alejada de polémicas y escándalos propios de la denominada telebasura. El melón de la controversia ya se empezó a abrir el pasado año, cuando el Defensor de la Audiencia recibió varias quejas por la utilización de una anguila viva en una prueba de MásterChef Junior, que cuestionaba la idoneidad de que se obligue a los niños a matar el animal. 

"Nosotros creemos que para formar un buen cocinero tiene que poner en práctica muchas técnicas como puede ser despellejar un conejo, una liebre o desplomar un pollo. Si no hacen esto, pueden tener una carencia a la hora de dedicarse a la cocina", argumenta Prieto, para después añadir que "en ningún caso ha existido un maltrato animal porque ya estaba muerto". 

Por su parte, en la valoración que hace Ángel Nodal advierte de que "potenciar el espectáculo con este tipo de pruebas es absolutamente innecesario y provoca el rechazo de parte de la audiencia" de la cadena pública.

Comenta esta noticia
Update CMP