24 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Habrá pacto en Murcia y Madrid: es lo que los ciudadanos quieren

El vicepresidente del Club de los Viernes, que ha impulsado un manifiesto a favor del pacto de PP, Cs y Vox en Madrid y Murcia, reflexiona sobre la necesidad de esos acuerdos.

 

 

Llevamos tres meses con los primeros resultados electorales con cinco partidos políticos en discordia. La ansiada caída del bipartidismo ha conducido a situaciones de inestabilidad institucional que, desafortunadamente van en aumento.

El término mayoría absoluta está en desuso. Tan solo pequeños reductos como, Estepona, Vigo, Fuenlabrada o Torrejón de Ardoz aún cuentan entre su argot político con esas dos palabras. En la España democrática jamás se había dado tal segregación del voto.

El problema, repito, es la falta de estabilidad institucional. Los gobiernos no se forman a las pocas semanas de las elecciones, ahora, cada partido impone o intenta imponer su programa a cambio de sillones o al menos de fotos. A nivel nacional, ante esta situación, existen dos opciones claras:

La opción de la izquierda, con el PSOE y Unidas Podemos (que tampoco llegan a entenderse), junto al resto de morralla parlamentaria (Bildu, Independentistas y nacionalistas). O la opción del centro (CS) y derecha (PP Y VOX).

 

Sin duda esta es la mejor opción. La que mejor defiende la unidad de España, la opción que ofrece mayor libertad para el emprendimiento y la contratación, la que en dos ocasiones, sacó adelante un país de la ruina socialista. Una situación que, paradójicamente, fue posible con un solo partido y no está claro que lo pudiera ser con tres. ¡Qué cosas tiene el mantra de la pluralidad política!

Esta situación, ya preocupante a nivel nacional, también se traslada a gobiernos autonómicos. Me refiero, como no puede ser de otra manera a Murcia y Madrid.

Dos regiones que parece que no son capaces de importar los éxitos que ya se han logrado en este proceso. Tenemos en Andalucía un ejemplo de las dos formaciones mayoritarias del espectro centro-derecha (PP y CS), con el apoyo desde la oposición de la tercera (VOX). Esta región lidera la creación de empleo en este primer semestre desde el cambio de gobierno. 

¿Pero qué está ocurriendo en Murcia y Madrid para que no se pueda dar similar conjunción? En Murcia, el PP con el 32% de los votos, ha sido el segundo partido más votado, en prácticamente “empate técnico” con el Psoe; Cs obtuvo un 12% y Vox algo más de un 9%. Entre las tres formaciones superan el 50% de los votos o lo que es lo mismo, más de la mitad de los votantes de la región de Murcia votaron opciones de centroderecha.

Pero allí Vox, que ha votado en contra de un gobierno de PP y CS en dos ocasiones, exigía un pacto a tres, quería reuniones, sillones o fotos. Cs vetaba a Vox, negándose a participar de la misma mesa que el partido de Abascal. Ni un acuerdo, ni un sillón, ni una foto.

La isla de libertad en Madrid

¿Resultado? A priori, el mismo que en un tercio de los municipios de toda España, donde mayorías de centro – derecha no gobiernan por la falta de entendimiento entre estas dos formaciones.  Mientras, el partido de Casado actuaba como mero espectador de la contienda, habiéndose reunido de manera individual con las dos formaciones y llegando a acuerdos con las mismas.

En Madrid está ocurriendo algo similar. Vox exige cuota de poder (sillones), Cs vetaba cualquier tipo de inclusión de vox en los acuerdos. Y entre unos y otros, la casa sin barrer. El problema de esta casa, queridos lectores, es que es el bastión de mayor libertad económica que tiene España desde hace años.

La sociedad civil pide unión y los políticos del centroderecha deben unirse, de lo contrario, en un corto periodo de tiempo vendrán los llantos y después, llegará “el tío Paco con las rebajas”.

Nos jugamos la comunidad donde menos impuestos se pagan, con mayor facilidad para atraer  inversión etcétera. O lo que es lo mismo, nos jugamos la “aldea gala” del contra-poder cada vez que la izquierda ha gobernado en España.

Afortunadamente, algo ha cambiado en los últimos días. Recientemente hemos visto fotos de las tres formaciones unidas, tanto en Murcia como en Madrid. Dialogando, llegando a acuerdos que podrán permitir la gobernabilidad y sacando adelante los distintos programas electorales.

 Y es que el ego de los partidos debe bajar al barro. Todos deben entender que si los electores han decidido segregar su voto es por cabreo o falta de ilusión con los partidos hegemónicos de la democracia española. Pero no por ello el voto a los otros partidos se va a mantener inmóvil.

España volverá al bipartidismo si las instituciones no mantienen determinada estabilidad. Y ese parece ser, el punto de inflexión para que Cs y Vox cedan cada uno en sus exigencias. No hacerlo es dejar en manos de la izquierda estas dos comunidades autónomas.

El manifiesto

Los dos partidos han cedido. Se han bajado los pantalones para que la izquierda no gobierne y es algo a reconocer.  Desde la sociedad civil, El Club de los Viernes ha elaborado un manifiesto en el que reclama  la unión del centro – derecha en Madrid.

El fin es claro, queremos que esta comunidad siga siendo ese bastión de libertad al que hacía referencia. A ese manifiesto se han adherido entidades como, ACOM, FUNDACION INTERNACIONAL BASES, ESPAÑA SIEMPRE, ARETE, RED DE FAMILIA, FORO LIBERAL, LA ASOCIACION DIGNIDAD Y JUSTICIA, RED FLORIDABLANCA Y FENDIS.

El presidente de El club de los viernes, Daniel Rodríguez Asensio, ha hecho entrega en las sedes de los tres partidos, de las casi 12.000 firmas de ciudadanos que respaldaron este manifiesto. La sociedad civil pide unión y los políticos del centro - derecha deben unirse, de lo contrario, en un corto periodo de tiempo vendrán los llantos y después, llegará “el tío Paco con las rebajas”.

Comenta esta noticia
Update CMP