Puig dice que dará explicaciones sobre sus acciones aunque no aclara cuándo

El presidente de la Generalitat sigue dejando la iniciativa al director del Instituto Valenciano de Finanzas y achacando la situación a una campaña de la oposición

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado este lunes que "por supuesto" que dará explicaciones de la operación del IVF sobre la deuda del Grupo Zeta. No obstante, sin concretar cuándo lo hará, acto seguido ha advertido de que "no hay ningún problema", y ha limitado todo a "un intento del PP y Cs para "manchar" la imagen del Consell y para "desviar la atención de los gravísimos problemas" de estas formaciones.

Lo ha dicho Puig en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, al preguntarle si piensa comparecer en Les Corts si se lo piden para dar explicaciones sobre esta operación. De momento, más de un mes después de que empezara todo el caso, cuando aseguró que explicaría todo al día siguiente de un viaje a Bruselas, el presidente de la Generalitat sigue sin dar detalles de la aprobación de esa operación, sobre la que sí hablará mañana Manuel Illueca, director del Instituto Valenciano de Finanzas.

En la citada entrevista, el presidente de la Generalitat ha recordado que en "todas" las declaraciones de bienes "desde el principio" de su vida política y "no como otros que no aclaran dónde tienen las acciones", ha incluido que tenía 1% de acciones en un periódico de Castellón que "surge precisamente de un despido ilegal de la derecha".

"A partir de entonces se produjo la construcción de una empresa en la que participé con total legalidad como ha dicho la Abogacía de la Generalitat por activa y por pasiva", ha subrayado. Por ello, ha insistido en que "no hay ningún problema" sino que es "un intento del PP y Cs de desviar la atención de sus gravísimos problemas".

Por otro lado, Puig ha negado falta de actividad en el Consell al asegurar que el Gobierno del Botànic II tiene "la misma pasión" por la Comunitat Valenciana que el primer día y se "trabajará con toda la intensidad para que esta sea una legislatura importante para los valencianos" y ha recalcado que el Consell "siempre ha pensado en el interés general más allá de los propios grupos que lo sustentan".

 

Preguntado por las consecuencias de que se tengan que prorrogar los presupuestos del exministro popular Cristóbal Montoro por segunda vez si no hay gobierno, Puig ha advertido de que estamos en "un impase que acaba provocando un recorrido institucional muy negativo".

"Esto tiene un coste que no se va a corto plazo pero no tener un gobierno ni un presupuesto tiene costes económicos y sociales y sin este marco desde para las Comunidades Autónomos es muy difícil presupuestar ni ejecutar", ha recalcado.

 

Por otra parte, ha descartado que en la Comunitat Valenciana exista "un conflicto con la lengua" sino que, ha explicado, tiene dos lenguas oficiales y los ciudadanos tienen el derecho de poder expresarse y relacionarse con la Administración en cualquiera de ellas dos, en valenciano y en castellano.

Por ello, la ley que se prepara de Función Pública "quiere garantizar que los empleados públicos tengan un nivel de valenciano y de castellano razonable" para el desempeño de sus funciones. "Lo razonable es que tengan unos conocimiento básicos de las dos lenguas", ha subrayado para inclinarse, explícitamente, hacia la obligatoriedad del valenciano para el acceso a la función pública, como insisten desde Compromís, partido que fuerza a que sea un requisito y no un mérito, al contrario de lo que le reclaman algunos sindicatos.

Comenta esta noticia
Update CMP