Ribó hace caja con el "impuestazo" en el recibo del agua

Joan Ribó

Joan Ribó

Catalá lamenta que el EMTRE no baje la Tamer, “porque se pierde una oportunidad para reducir el impuestazo que provoca que cada valenciano pague 100 euros más desde que gobierna Ribó"

La portavoz del Grupo Popular, María José Catalá, ha manifestado que el anuncio de la Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos (EMTRE) de que no va bajar para el próximo año 2020 la tasa Tamer, que se cobra con el recibo del agua, “supone otro mazazo al bolsillo de los valencianos, porque consolida la subida del recibo del agua aprobada por Compromís y el PSPV en el Pleno del Ayuntamiento".

Catalá ha explicado que con la subida de impuestos aprobada por Ribó y el PSPV el recibo del agua puede llegar a encarecerse hasta un 105% por el incremento de la tasa de alcantarillado, y ha lamentado que “no se baje la Tamer para compensar este aumento desproporcionado”.

El recibo del agua incluye la tasa de alcantarillado, la Tamer, cuotas de consumo, servicio y mantenimiento, además de un canon fijo que ha creado  el gobierno municipal y que determina que las tarifas sean de carácter fijo o variable.

La subida de la tasa del alcantarillado y el mantenimiento de la Tamer afecta especialmente a la actividad económica. En este sentido, ha recordado que “los gobiernos de Ribó y los socialistas también han subido la tasa de terrazas de las cafeterías, bares y restaurantes, que han incrementado un 128% en la zona centro y un 75% en la zona 2 del resto de barrios”.

Catalá ha lamentado que la subida de impuestos del gobierno del Rialto penalice la actividad económica y castigue a las familias. “Esta subida es desproporcionada y supone una rémora para las empresas y para las economías familiares, y que supone también que Valencia pierda competitividad con respecto a las grandes ciudades españolas”.  

La portavoz popular ha expuesto un  ejemplo de cómo afecta la subida de la tasa de alcantarillado en el recibo del agua:

En un restaurante de Valencia con un consumo bimensual de 314 m3,  la parte del recibo que depende del Ayuntamiento, siendo bimensual, ahora asciende a 95,12 €.  Tras la subida, en 2020, con el mismo consumo, este restaurante pagará por la parte que corresponde únicamente al Ayuntamiento 318 €, también de forma bimensual. Supone un incremento de 223 € (cada dos meses). Un incremento de 1.338 € al año.

 Catalá ha finalizado reiterando que “si no se baja la Tamer se pierde una oportunidad para reducir un poco el sablazo que Ribó ha perpetrado al bolsillo de los vecinos de Valencia”.

 

Comenta esta noticia
Update CMP