18 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El CNI envía un ultimátum a Interior para callar como sea al comisario Villarejo

El director del CNI, Félix Sánz Roldán, acudiendo a comparecer ante la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso.

El director del CNI, Félix Sánz Roldán, acudiendo a comparecer ante la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso.

Los servicios secretos quieren atajar de raíz el chantaje y las amenazas del "superpolicía de las cloacas" y lanza una advertencia a la cúpula política y policial: habrá consecuencias.

Tal como adelantó ESdiario el pasado viernes, la veda de las revelaciones "sensibles" sobre las relaciones y las actividades del Rey Don Juan Carlos está abierta. Y ello como munición preventiva de algunos comisarios de Policía vinculados a las cloacas de Interior contra los problemas judiciales que esos mismos veteranos superpolicías están afrontando ahora en algunos de los sumarios sobre los casos más oscuros de la pasada legislatura: Nicolay, Ático de Estepona y Gao Ping, fundamentalmente.

Las nuevas revelaciones que relacionan al padre de Felipe VI con el caso Pujol -y la extraña mención del máximo responsable del CNI, Felix Sánz Roldán, en algunos correos electrónicos de los hijos del expresidente catalán- amenaza con provocar un terremoto con pocos precedentes en la política y la justicia de nuestro país.

Tanto es así que el juez José de la Mata ha incorporado ya a sus investigaciones supuestas notas elaboradas por el comisario José Villarejo contra el exjefe del Estado y que la diputada del PSOE, Margarita Robles -de manera aún informal- ya ha exigido este lunes explicaciones al Gobierno.

En este sentido, según han explicado a ESdiario fuentes de los servicios secretos, el CNI ha lanzado en las últimas horas un ultimátum a los responsables del Ministerio del Interior y del Cuerpo Nacional de Policía para que se establezca de inmediato un "cortafuegos" contra el polémico Villarejo, protagonista del supuesto chantaje a La Casa y, por elevación, al propio Gobierno y al mismísimo Palacio de La Zarzuela.

Desde el CNI advierten de que el centro que dirige el general Sanz Roldán no tiene nada que ocultar, desmienten radicalmente el pago de fondos reservados para proteger al Rey Juan Carlos y siguen manteniendo que los millonarios beneficios de una opaca empresa propiedad del ya jubilado comisario Villarejo proceden de actividades que "rozan" la ilegalidad. "Servicios al Estado", replican desde fuentes policiales ligadas al polémico superagente. Y es que, según esas fuentes, en Interior hay pánico a que salgan a la luz las actividades de José Villarejo en las últimas tres décadas.

Coincidencia o no, el propio titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, ha designado por fin este lunes -tras siete meses de interinidad- al nuevo director adjunto operativo de la Policía. Se trata de Florentino Villabona, compañero de algunos de los comisarios investigados como el propio José Villarejo (Pequeño Nicolás), Enrique García Castaño (Ático) y Carlos Salamanca (Gao Ping).

Villabona, próximo también a la jubilación, es coetáneo de algunos de los citados superpolicías pero, según fuentes policiales, ajeno a la llamada "brigada política" que se ha movido en la sombra en la etapa de exministro Jorge Fernández Díaz.

 

No obstante, según las fuentes consultadas en el CNI y en el Gobierno existe una creciente preocupación por el aprovechamiento político que de las revelaciones que están haciéndose públicas puedan intentar hacer algunas formaciones políticas y que podrían ser "muy contraproducentes" para la "seguridad del Estado".

Cortafuegos parlamentario, de momento

En las últimas horas, tanto En Comú Podem como Izquierda Unida han tratado de llevar ya al Congreso la polémica relación de Don Juan Carlos y la vedette Bárbara Rey y la supuesta intermediación del CNI. Los diputados Joan Mena y Ricardo Sixto han formulado -la última vez este mismo lunes- sendas preguntas que han sido tumbadas por la Mesa de la Cámara. Iniciativas a las que se va a sumar Esquerra Republicana.

El órgano rector del Congreso alega que, además de que la figura del Rey Emérito sigue siendo "inviolable", la Cámara no puede autorizar que se pidan explicaciones sobre fondos reservados fuera de la comisión parlamentaria encargada del seguimiento de su manejo.

Se da la circunstancia de que la llamada Comisión de Secretos Oficiales aún no se ha constituido y debe ser un Pleno expreso de la Cámara el que nombre a sus integrantes. Es en esta comisión en la que comparece habitualmente el director del CNI, Félix Sánz Roldán, y sus miembros deben recibir para su nombramiento el apoyo de tres quintos de los diputados de la Cámara.

En este órgano los representantes de los partidos están obligados a mantener el secreto de lo allí escuchado pero el CNI ha trasladado en diversas ocasiones a la Presidencia del Congreso su malestar con la actitud de los portavoces de los grupos minoritarios, acostumbrados a detallar ante los medios de comunicación la información sensible recibida en la comisión.

Comenta esta noticia
Update CMP