25 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Flores y homenaje a los diez mil españoles muertos en el ‘Desastre de Annual’

Lanzamos flores por nuestros compatriotas muertos en Annual

Lanzamos flores por nuestros compatriotas muertos en Annual

Un grupo de españoles ha rendido homenaje a los diez mil muertos en el Desastre de Annual que han sido olvidados históricamente por todos los gobiernos.

 

 

Son poco más de cincuenta personas, pero no fallan nunca. Cincuenta españoles, muchos de ellos residentes en Melilla pero también otros llegados desde la península, han lanzado flores este domingo sobre un barranco cercano a la tienda que ocupaba el General Silvestre en Annual aquel fatídico 22 de julio de 1922.

Ese día, y los que siguieron, alrededor de diez mil soldados españoles, pero también civiles, murieron en el Rif bajo las fuerzas de Abdel Krim, un antiguo colaborador pensionado por el Gobierno español y al que los españoles encarcelaron y despreciaron por mantener una tesis diferentes a las de nuestro paÍs y a Francia en la Primera Guerra Mundial.

Los españoles viajan ahora a Annual y, sin otro apoyo que el de la Asociación de Estudios Melillenses, recuerdan a las víctimas de aquella terrible guerra que terminó con el primer desembarco anfibio de la historia en las aguas de Alhucemas.

 

 

De la derrota quedó una cruz en Monte Arruit, que fue desmantelada antes de la independencia de Marruecos y poco más. España dejó una buena cantidad de cuarteles con una singular arquitectura, y otro tipo de construcciones que el tiempo está derribando ante el abandono marroquí y el olvido permanente de las autoridades españolas.

España, de espaldas

Mientras Francia, que también peleó con el rebelde Aldel Krim, ha mantenido su cultura y los lazos con Marruecos, España ha vivido de espaldas a su vecinos cuando no enfrentado y apenas hay rastro de nuestro paso, demasiadas veces sangriento, de su protectorado en Marruecos.

El cementerio español en Annual, cuidado por un vigilante, es el reflejo del olvido al que España ha condenado a los que supuestamente murieron por la patria

Aún quedan dos años para celebrar el centenario de nuestra mayor derrota militar, y no se trata de celebrar una fiesta por esa derrota, pero España haría bien en reconocer a sus muertos. Fueron a un matadero con poca formación, pocos medios, sin agua y peores armas, pare defender no se sabe muy bien qué.

Un cementerio olvidado

Las diferencias entre Belenguer, Alto Comisionado de África, y el General Silvestre, la incompetencia del Gobierno y las corruptelas del sistema creado por el propio Ejército acabaron en un baño de sangre y el nacimiento de un líder, Abdel Krim, que terminó sus días en el exilio e Egipto tras entregarse a Francia.

Los españoles recorrieron este domingo, 21 de julio, Nador, Segan, Monte Arruit, Alhucemas,... Donde el cementerio español, cuidado por un vigilante, es el reflejo del olvido al que España ha condenado a los que supuestamente murieron por la patria.

Comenta esta noticia
Update CMP