21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Impactante: la foto más buscada del reencuentro de Pedro Sánchez y César Luena

Sánchez y Luena, el reencuentro de dos antiguos amigos.

Sánchez y Luena, el reencuentro de dos antiguos amigos.

El secretario general del PSOE regresó al Congreso para dar las nuevas órdenes a sus diputados, la gran mayoría leales a Susana Díaz. La tensión se mascó entre los socialistas.

Y el líder renacido regresó al Congreso de los Diputados coronado y con todos los honores. El PSOE quiso escenificar unidad en la vuelta de Pedro Sánchez al Parlamento, donde este martes presidió la reunión de sus diputados, senadores y eurodiputados, una reunión en la que se dio el visto bueno a los nombramientos de Margarita Robles, Ander Gil e Iratxe García como nuevos portavoces en el Congreso, Senado y Parlamento Europeo.

Algunos diputados se arrancaron a aplaudir a Sánchez a su llegada, aunque la respuesta de la mayoría fue más que tibia. Y eso que el líder se esforzó en saludar personalmente a muchos de sus parlamentarios. Hubo saludos gélidos, como los que protagonizó con los dos hombres de Susana Díaz en el Hemiciclo, Miguel Ángel Heredia y Antonio Pradas, y otros que simbolizaron los efectos de la guerra, el que tuvo con su exnúmero dos, César Luena, y con el exvicesecretario general del PSOE, José Blanco.

Sánchez elogió la labor de Antonio Hernando -tuvo que pedir expresamente una ovación ante la frialdad del auditorio- durante el año de guerra civil entre pedristas y susanistas y destacó el "extraordinario" trabajo realizado por sus diputados "para mantener el rumbo" del PSOE "en estos meses tan difíciles". Pero, añadió acto seguido en modo de advertencia: "hemos renovado nuestro proyecto y nuestra forma de hacer política".

El líder socialista anunció que en las próximas horas va a contactar con Albert Rivera y Pablo Iglesias para activar la llamada "mesa del cambio" para su nueva "prioridad": cambiar el gobierno del PP.

"Nuestro destino es La Moncloa, ganar a la derecha. Sólo competimos con el PP", enfatizó, antes de responder al llamamiento que Mariano Rajoy realizó este lunes en favor de la moderación. "El PP nos pide moderación, nosotros le pedimos decencia", apostilló.

Sánchez reiteró ante los suyos que su "prioridad" es cambiar el gobierno por lo que instó a los líderes de Ciudadanos y Podemos a "superar los vetos" y buscar "puntos de unión".

Ante los recelos que su proyecto despierta en un grupo parlamentario mayoritariamente afín a Susana Díaz,el nuevo secretario general aseguró que el suyo es "el PSOE de siempre: coherencia, credibilidad y ser socialdemócrata".

Y después Sánchez abandonó el Congreso dejando al mando a las dos mujeres que van a ser a partir de ahora sus ojos y sus oídos: Margarita Robles y Adriana Lastra. Los susanistas esperan una gran purga a la vuelta del verano en las comisiones parlamentarias y en las portavocías.

Comenta esta noticia
Update CMP