El libro de un ex diputado valenciano con carga de profundidad a Pedro Sánchez

Romeu, junto a Susana Díaz, que fue rival de Pedro Sánchez en la pugna por la secretaría general del PSOE

Romeu, junto a Susana Díaz, que fue rival de Pedro Sánchez en la pugna por la secretaría general del PSOE

Sus afirmaciones actuales, ya desvinculado de cargos de libre designación, denuncian "imposiciones morales de los poderes públicos"

"Los poderes políticos, económicos y religiosos intentan que los deseos del individuo y las imposiciones morales y la obligaciones sociales se acerquen tanto que acaban adormeciendo o anulando al yo guardián, que es el que realmente debe decidir. Someter al yo consciente es controlarlo", explica en el texto que sirve de presentación del libro ´Contra la oscuridad´, con el subtítulo ´Prepararnos para saber decidir en libertad".

El socialista Francesc Romeu ha reaparecido en la vida pública con su ensayo filosófico, en los prolegómenos de cuya presentación ha afirmado que "la libertad es una mentira impuesta si la persona no tiene capacidad real de tener todos los elementos para su decisión". Incluso llega a reivindicar, en la nota en la que anuncia su segundo libro,  "una auténtica libertad fuera
de miedos y amenazas permanentes que la mantienen controlada y sometida”.

Estos mensajes reivindicando una "auténtica libertad" y denunciando la "imposición de los poderes públicos", la hace en plena tormenta por la pandemia, gestionada tanto a nivel estatal como en la propia Comunidad Valenciana por dirigentes de su propio partido.

Romeu fue diputado del PSOE por la circunscripción de Valencia en el Congreso entre 2000 y 2004. Debutó con apenas 26 años. Después ha sido nombrado como responsable de diferentes empresas públicas, en cargos de libre designación. Aspiró a ser secretario general del PSPV-PSOE, aunque tomó la decisión de retirar su candidatura a última hora en un pacto con el actual president de la Generalitat, Ximo Puig, que le otorgó la portavocía de la ejecutiva autonómica socialista. 

“La necesidad de desarrollar el potencial cultural e intelectual de toda la ciudadanía para fomentar el librepensamiento, la creatividad, la imaginación y la crítica analítica, para valorar y actuar con conciencia propia y libertad real", reclama ahora Romeu, desvinculado desde enero de cargos en entidades públicas y dedicado a la actividad privada.

Comenta esta noticia