19 de agosto de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El duro diagnóstico de Ortega Cano aumenta la preocupación de su familia

Gloria Camila, hija de Ortega Cano, visiblemente afectada por el ingreso hospitalario de su padre.

Gloria Camila, hija de Ortega Cano, visiblemente afectada por el ingreso hospitalario de su padre.

Gloria Camila y Ana María, muy afectadas por el delicado estado de salud del diestro, hacen turnos en el hospital. Han recibido nerviosas el último parte médico al que hemos tenido acceso .

Los disgustos le han pasado factura. Su delicado estado de salud no soporta los últimos sustos que le ha dado su hijo José Fernando junto con la pérdida de su hermano Eugenio. Esto ha golpeado duramente su corazón.

El tratamiento al que ha sido sometido el Ortega Cano es complicado. Según ha podido confirmar en primicia ESChismógrafo, en el último parte médico, el equipo de cardiólogos dirigido por el doctor García: "realizaba un cateterismo cardíaco al paciente", recoge el informe hospitalario.

El informe médico de Ortega Cano recoge la gravedad del problema cardíaco que sufre en estos momentos. Le han realizado un cateterismo

Bajo recomendación del doctor Parra, jefe de Servicio de Cardiología, José acudía al hospital aquejado de fuertes dolores en el pecho debido a "una lesión coronaria crítica con potencial riesgo para su vida", según revela dicho parte.

El diestro ha sido ingresado en el hospital Montepríncipe donde debe permanecer en las últimas horas en observación. Su familia no se separa de él. Gloria Camila, visiblemente afectada, de la mano de su pareja, no descansa y está muy pendiente de las informaciones del equipo médico que atiende a su padre.

Ana María Aldón, la mujer del torero retirado, pasa las noches a su lado y le acompaña sin apenas salir de la habitación del hospital. Solo vuelve a casa a ducharse y cambiarse de ropa.

Las dolencias de Ortega Cano vienen de atrás. Durante su estancia en la cárcel, sus problemas cardíacos se acentuaron, pero el forense determinó que podía continuar en prisión a pesar de la arritmia cardiaca y el bloqueo de una arteria que padecía en su momento.

José ya llevaba unos días mal. La tensión que lleva acumulando desde hace varios meses por el ingreso de José Fernando en el centro penitenciario gaditano de Puerto II y el disgusto de saber que su hijo, en estado de embriaguez, se encaramó a la cornisa del primer piso de su casa y amenazó con lanzarse al vacío, le han puesto al límite.

Según nos ha contado Ana María Aldón, "está tranquilo". Los médicos están valorando su estado de salud y la gravedad de los problemas de corazón que padece. Las próximas horas son decisivas para ver la evolución de Ortega Cano.

Comenta esta noticia
Update CMP