18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Podemos cruza la línea y boicotea un homenaje a Miguel Ángel Blanco en Zaragoza

El alcalde de Zaragoza durante su discurso en memoria de Miguel Ángel Blanco.

El alcalde de Zaragoza durante su discurso en memoria de Miguel Ángel Blanco.

Los de Iglesias se han negado a participar en la lectura de un manifiesto junto con el resto de grupos municipales porque éste había sido redactado por la Fundación del concejal asesinado.

El homenaje a Miguel Ángel Blanco promovido por la Fundación que lleva su nombre y secundado en municipios de toda España se ha saldado con polémica en el Ayuntamiento de Zaragoza, gobernado desde hace escasas semanas por el PP

Zaragoza en Común, el partido del exalcalde Pedro Santisteve, en caída libre (el 26-J perdió seis de sus nueve concejales, se quedó con tres), se ha negado a asistir. Y Podemos, su exsocio, ha enviado a una concejal en representación (tiene dos) pero no ha querido suscribir ni leer un manifiesto de condena al asesinato, hace 22 años, del joven concejal de Ermua.

El acto ha estado presidido por el alcalde, Jorge Azcón, y ha contado con la presencia del subdelegado del Gobierno en Zaragoza, José Abadía, y de ediles de todos los grupos con representación en el Consistorio. Salvo los de Pedro Santisteve, el anterior alcalde.

Azcón ha destacado que el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco supuso "un antes y un después" en la lucha contra el terrorismo por el "clamor unánime" que provocó en una sociedad española que gritaba "basta ya".

Previamente, los concejales María Navarro (PP), Víctor Serrano (Cs), Inés Ayala (PSOE) y Carmen Rouco (Vox), así como el subdelegado del Gobierno en Zaragoza han leído el manifiesto elaborado por la Fundación Miguel Ángel Blanco. 

Podemos no ha querido participar porque se trata de un manifiesto elaborado por la Fundación (el mismo que se ha leído a lo largo y ancho de toda España) y por tanto no ha sido consensuado por los grupos municipales en el Consistorio zaragozano. 

Según la concejal morada Amparo Bella, en su partido condenan "todas las formas de violencia", incluida la terrorista, pero no podían sumarse a la lectura porque no comparten "al cien por cien" el texto.

¿Y qué dice éste como para que Podemos no pueda suscribirlo?

En él, se recuerda al concejal asesinado como "un ser humano sencillo, alegre, un buen hijo y hermano al que le gustaba la música, enamorado de su tierra: el País Vasco y orgulloso de ser español".

Y asimismo sirve para reivindicar el "Espíritu de Ermua". Hoy, 22 años después y con ETA disuelta, la Fundación sigue reclamando el esclarecimiento de los crímenes sin resolver, la deslegitimación tanto de la banda terrorista como de su proyecto político, asentar un relato compartido basado en "la verdad, la dignidad y la justicia de las víctimas" frente a los intentos de blanqueo, y la prohibición de los actos de culto al terrorismo, que aseguran que se producen "prácticamente todas las semanas" en el País Vasco y Navarra.

La hermana de Blanco y diputada del PP, Marimar Blanco, pidió hace dos semanas en el Congreso no ceder un ápice de terreno institucional a Bildu: "Es incomprensible e inasumible que quienes jamás han condenado un solo atentado de ETA asuman el control de las instituciones. No señorías, no todos los partidos políticos merecen la misma consideración. Los herederos de Batasuna ahora serán legales, pero mantiene una trayectoria manchada por un reguero de sangre imborrable. No todo vale en política", afirmó entonces, durante el homenaje que cada año las Cortes tributan a las víctimas del terrorismo.

Comenta esta noticia
Update CMP