El valencianismo político se moviliza con la esperanza de un adelanto electoral

Som, RePo y Unió presentan una coalición electoral en la que tienen claros los puntos que les unen a falta de pulir el importante detalle de cómo configurar las listas

Un buen zumo de naranja y un esmorçaret bullicioso. La coalición Valencians en Moviment se ha presentado hoy en un escenario que contenía ambos condimentos tan autóctonos. Lo ha hecho exhibiendo unión en lo principal: la defensa de los intereses valencianos; y matices en cuestiones como la denominación de la coalición en determinados lugares o la confección de las candidaturas.

Jaume Hurtado, secretario general de Som Valencians, comenzó la puesta de largo ante los medios de comunicación explicando la esencia de este pacto: que el pueblo valenciano recupere su poder político y económico. También apeló a su expectativas: un adelanto electoral. "Nos preparamos para las elecciones en diciembre de este año". Una previsión que coincide con sus deseos. "Si lo hace, la Comunidad Valenciana será protagonista a nivel nacional y toda España se fijará en lo que ocurre en la Comunidad Valenciana", recalcó.

Julio Chanzá, exalcalde de Alcàsser, exdiputado provincial y expresidente nacional de Unión Valenciana, intervino en su calidad de presidente de Unió i Germania, una formación que se presentó en un concurrido acto el último día de mayo de 2017 que hacía vaticinar una capacidad que no ha confirmado en los siguientes meses. Chanzá tiene claro que "el valencianismo carece de la voz necesaria desde 1999, cuando Unión Valenciana se quedó sin diputados en les Corts. Desde entonces no se forma a los niños en las historia del Regne y se ha perdido mucha inversión y fuerza valenciana en las instituciones". 

Benjamín Lafarga, presidente de Renovacio Politica, señala que el fundamento de esta coalición consiste en que "la sociedad valenciana se movilice. El pueblo pide una fuerza política valenciana porque los partidos que en la actualidad están en Les Corts no defienden los intereses valencianos".

Respecto a sus posibilidades reales, los tres máximos responsables de sus partidos y ahora portavoces conjuntos de Valencians en Moviment apuntan que presentarán lista "en 200 municipios". Recalcan que tienen acuerdos cerrados con formaciones locales, como Gent d´Alginet o Independents per Montroy y que esperan "poner en marcha y sumar a más partidos locales".

En el acto no faltaron críticas a "los diputados inútiles de Compromís" ni a "Ciudadanos, que ha incumplido su promesa de bajar el listón electoral al tres por ciento". Tampoco anuncios de bajadas de impuestos si gobiernan o realizar un congreso conjunto para elaborar un programa común. Incluso lanzaron el compromiso de "negociar con quien beneficie a los valencianos, al margen de ideologías".

La trilogía tiene la misma tonalidad en los puntos esenciales, aunque luego vienen los matices, como en el vino. Uno de los fundamentales lo constituye la configuración de las candidaturas. Mientras Jaume Hurtado consideraba que ese punto "está cerrado", Julio Chanzá apostillaba que "es revisable". EsdiarioCV ya avanzó en abril el pacto, el nombre de la coalición y la distribución por partidos de las candidaturas . No obstante, el futuro congreso, y, sobre todo, la premura que provocaría un hipotético adelanto electoral, marcarán si la organización de las listas "está cerrada o es revisable".

El nombre con el que se presentará la coalición a las elecciones autonómicas y en la ciudad de Valencia sí que lo dejaron delimitado: Valencians en Moviment. No obstante, esta denominación se tornará en apellido en el resto de municipios. En la mayoría de los casos el nombre propio será el del partido que más militantes tenga en cada población, de manera que en las papeletas locales aparecerá Som-Valencians en Moviment, Renovacio Politica-Valencians en Moviment o Unió i Germania-Valencians en Moviment.

 

Comenta esta noticia
Update CMP