Tradiciones frente a ´fake news´

Las primeras comuniones son uno de los acontecimientos festivos más habituales en mayo

Las primeras comuniones son uno de los acontecimientos festivos más habituales en mayo

Si hay algo típico los domingos del mes de mayo, además de la celebración del Día de la Madre y la Virgen de los Desamparados, son las comuniones

¿Qué tal? ¿Has ido hoy de Comunión?, me preguntaba anoche una amiga, cuando descolgué mi móvil, ante su llamada. Pues no, cosa rara, ¿verdad? Porque si hay algo típico los domingos del mes de mayo, además de la celebración del Día de la Madre y la Virgen de los Desamparados, son las Comuniones.
Como en tantas acciones de nuestra vida, creo que hay que ir más allá de la nominación oficial, y fijarnos en la costumbre de celebrar las comuniones, evidentemente con un gran contenido religioso, pero también social. Para mí, no sólo cumplimiento de uno de los Sacramentos Cristianos, sino también manifestación social de la familia y las tradiciones.
Porque, ¿qué hay de malo o de raro en que una familia manifieste su alegría porque uno de sus menores: hijos, nietos, sobrinos, vaya alcanzando etapas de madurez en su vida? ¿Y qué además lo haga a través de una confesión religiosa porque así lo consideran sus progenitores?
¿Qué hay de raro en que sea a través de una mesa o una fiesta como se celebre dicho acontecimiento?, ¿o en que las personas invitadas rindan homenaje con regalos a los protagonistas de la celebración?

No es ni más ni menos que lo que a través de la historia y las distintas civilizaciones hemos ido haciendo los seres humanos con formas características de la época.
Creo que con contenido religioso, o sin él, (también se realizan celebraciones civiles por las bodas, nacimientos, y demás acontecimientos entorno a la vida y a la familia), es una de las formas de relacionarnos y enriquecernos las personas, a través del intercambio de experiencias, ideas, y costumbres que afloran especialmente en las celebraciones, con mayores o menores rituales. Y lo hacen siempre partiendo de la misma idea socialmente nuestra: ensalzar de manera festiva lo que nos sucede.
Es momento, pues, de trabajar y cultivar nuestras formas más arraigadas de comunicarnos las personas y las familias. Sobre todo en un momento como este, en el que parece que hay personas y colectivos que pretenden atacar nuestra dignidad como sociedad, dando en el centro de nuestras formas básicas. Creo que hay que recuperar, reforzando las costumbres básicas de nuestro pueblo, que son como la esencia que nos impulsa a intentar mejorar, compartir y trabajar los unos por los otros.
Respetando, por supuesto, siempre con el respeto como bandera, que considero que es un valor que desde determinadas fuerzas, y movimientos sociales se descarta totalmente en pro de determinadas verdades absolutas, que no lo son, pero que en algún momento consiguen hacerse con la mayor parte de manifestaciones populares, creando apariencias de irrealidades, y de verdades absolutas.

Sí, hemos llegado a la época de las “fake news”, como la forma más burda de manipulación actual.
Como sociedad debemos luchar por lo nuestro, porque nuestras costumbres y tradiciones, sean el punto de partida de nuestro camino de futuro, y nos recuerden de donde venimos, para poder construir entre todos, donde queremos ir.

Comenta esta noticia
Update CMP