20 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Merlosgate aborchorna a Pedro Sánchez y le hunde: "Como si fuéramos idiotas"

El MerlosGate no deja muy bien a Pedro Sánchez precisamente.

El MerlosGate no deja muy bien a Pedro Sánchez precisamente.

Ni Arturo Fernández en una nueva revisión actualizada de "Sé infiel y no mires con quién" habría logrado poner la cara tan roja al presidente del Gobierno con tal grado de obscenidad.

El plan de desescalada del Gobierno sigue inmerso en la polémica y los analistas políticos intentan buscarle un sentido. Este jueves Eduardo Álvarez señala en El Mundo que "es probable que el plan de desescalada tenga aún más agujeros que un queso gruyère porque Sánchez se sintiera urgido a presentarlo con precipitación". Más que nada "temeroso de que los sufridos españolitos mandaran todo a freír espárragos y se rebelaran al alba".

A lo largo de la Historia, recuerda, muchas de las grandes revoluciones han tenido como espita episodios anecdóticos, casi intrascendentes, pero siempre "el malestar latente de la población era una olla a presión. Igual que ocurre en España con la pandemia".

A juicio de Álvarez, "los ciudadanos en general hemos demostrado altura y responsabilidad. Y hemos soportado con estoicismo que el nuestro sea el país, ignoro por qué, con la letalidad más alta del puñetero virus de todo el planeta. Pero no sé si los españolitos somos capaces de soportar que algunos nos traten como a gilipollas de forma reiterada desde el pasado fin de semana sin cesar".

Y aquí recuerda como en medio de la crisis más grave de nuestra historia reciente, "el país entero parece pendiente de una moderna y casposa versión de Los cuernos de don Friolera" porque aunque "seguro que a la mayoría el lío amoroso, al más puro estilo Arturo Fernández, del tal Merlos, se la trae al pairo" resulta hipnótico que, "mientras los 47 millones de ciudadanos estamos resignadamente confinados en casa en una cadena de televisión que bate récords de audiencia se nos exhiba ante nuestras narices el casoplón donde llevan semanas rodando Sé infiel y no mires con quien, entrando y saliendo al parecer buscones del sexo como Pedro por su casa y dejando lo del confinamiento para españoles más idiotas". 

Se ha llegado a tal punto de obscenidad, concluye, "que en los mismos programas donde el Merlos Gate es el monotema los presentadores hacen pequeñas pausas para que se emita la publicidad institucional del Gobierno instándonos ¡a cumplir el confinamiento! Y Sánchez, en el tiempo que le cedió Sálvame, declarando: "Cualquier conducta irresponsable se vuelve contra el conjunto de la población".

Comenta esta noticia