30 de marzo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ayuso da un golpe sobre la mesa con una "revolución" interna con mucha miga

La presidenta de la Comunidad de Madrid está "on fire" tras sus últimos campanazos y ha tomado decisiones internas muy relevantes, con aviso a navegantes para muchos.



 

 

Isabel Díaz Ayuso, tras unos comienzos muy complicados y con un ataque constante de adversarios y medios de comunicación poco amistosos, vive ahora sus mejores días en la Puerta del Sol: su imagen en Arabia Saudí ha sido un revulsivo público, uno de esos gestos que cambian el ritmo a las audiencias y perfilan la imagen de cargo institucional.

Dar palmaditas a un jeque y lucir de mujer occidental en un terrible país para ellas fue, por mucho que moleste a Rita Maestre y compañía, un pelotazo inmenso. Y hay quien ha visto en esa pasajera euforia la razón para incorporar, como Jefe de Gabinete, a Miguel Ángel Rodríguez, otrora todopoderoso secretado de Estado de Comunicación y portavoz de Aznar.

Pero a este Topo le consta que no, que el fichaje y otros tantos cambios no son cosa de ayer ni improvisada. Y que responden a una necesidad que Díaz Ayuso sintió casi desde que lograra la presidencia de la Comunidad de Madrid: reforzar y profesionalizar a su equipo más directo, y dotarlo de personal con experiencia y capacidad de resistencia.

 

 

Y es que, en su estreno, la presidenta se dio cuenta muy pronto de lo que le venía encima y del Ejército que tenía: todos los cañones mediáticos y políticos apuntando a Sol y, sin embargo, una Infantería acostumbrada al fogueo y con poca disposición a la pelea.

En ese escenario hay que ubicar el fichaje de MAR para su Gabinete y, antes, el de Ignacio García Mostazo para la Dirección General de Medios, en sustitución de José Luis Carreras y Pablo Balbín.

Atarse los machos...

Se trata, de algún modo, de disponer de unos recursos parecidos a los que Pedro Sánchez se ha creado en Moncloa: un búnker propio, de la máxima confianza, dispuesto a aguantar los chaparrones y a hacer que luzca el sol.

Ahora Ayuso ya tiene a su propio Iván Redondo, lo que en sí mismo es un sutiul aviso a navegantes, quizá para su propio equipo de consejeros: alguno, o alguna, tendrá que tomar nota y atarse los machos. El perfil, en política, termina por no salir en las fotos.

Comenta esta noticia
Update CMP