14 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La supresión de la Semana Santa en Sevilla pone el foco en eventos como el 8M

Irene Montero, sobre una imagen de la Semana Santa

Irene Montero, sobre una imagen de la Semana Santa

El Arzobispado anuncia la cancelación de la Semana Mayor en Sevilla y lanza un mensaje para otros eventos de multitudes que, de momento, no se han aplazado.

No habrá Semana Santa en Sevilla en 2021. Y si los pasos no salen allí, un centro neurálgico y emblemático de una celebración que recorre toda España, difícilmente lo hará en otros rincones del país, para disgusto de miles de cofrades y de millones de seguidores de los pasos. Pero también plantea el desafío a otros eventos de masas que, por fechas similares, no están aún desconvocados, caso del 8M.

La dura decisión, que dejará a la capital hispalense sin uno de sus hitos por segundo año consecutivo, la ha adoptado el Arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, con un decreto acerca de las salidas procesionales durante la Semana Santa de 2021 por el que, como consecuencia de la pandemia, suspende todos los actos y celebraciones en el exterior.

 

"Teniendo en cuenta la complejidad organizativa de las manifestaciones externas de la religiosidad popular que tiene lugar en los días de la Semana Mayor, así como en la Cuaresma, nos vemos obligados a tomar medidas extraordinarias que colaboren a la atenuación de la expansión de la pandemia del Covid", según explica en un comunicado publicado por el Arzobispado.

La nota destaca que "lamentablemente" la persistencia de altos niveles de incidencia de la enfermedad "como las previsiones anunciadas para la distribución de las vacunas, siguen desaconsejando" para los próximos meses, "a juicio de las distintas autoridades civiles y sanitarias consultadas, la concentración de grandes grupos de personas".

La decisión de la Iglesias pone presión sobre otros eventos de masa como el 8M, ya polémico el pasado mes de marzo

La decisión promete extenderse como la pólvora por toda España, a meses de la celebración, por una razón que fuentes eclesiales explican a ESdiario: "Aunque la Semana Santa en 2021 es entre el 28 de marzo y el 4 de abril, las cofradías se preparan todo el año con un gran esfuerzo. Si no van a poder salir, hay que comunicarlo ahora".

El polémico 8M

Antes de esas fechas, de marcado espíritu religioso, hay otras que también estimulan grandes concentraciones en la calle, como el 8M, sobre las que no existe confirmación oficial de su celebración o aplazamiento. Pero la decisión de la Iglesia sin duda carga de presión a los promotores de cualquier otro evento de masas en el primer semestre del próximo año.

En el caso del Día de la Mujer Trabajadora, la celebración arrastra una fuerte polémica al mantenerse la convocatoria, en medio de un pulso entre Irene Montero y Carmen Calvo, pese a los avisos que distintas instancias internacionales remitieron al Gobierno advirtiendo de la cercanía del coronavirus y desaconsejando actos con muchedumbres.

Comenta esta noticia
Update CMP