18 de noviembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Renault presenta en Frankfurt dos grandes novedades

Renault ha presentado en Frankfurt dos nuevos automóviles. El Symbioz es un concepto futurista de vehículo eléctrico conectado, y el Mégane RS es la tercera versión extrema de su compacto.

Renault ha traído dos importantes novedades al Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, con su concept car Symbioz y el nuevo Renault Mégane R.S. Se trata de dos vehículos que han sorprendido por su visión futurista y su innovador diseño.

El que más ha llamado la atención ha sido el Symbioz, un concepto que representa la visión de la marca francesa sobre los automóviles y su visión en la sociedad en el año 2030. Se trata de un vehículo autónomo y conectado, integrado en un ecosistema muy relacionado con el hogar y los quehaceres diarios, con los que se sincroniza y guarda sinergias.

"Symbioz es un proyecto único y apasionante que fusiona el mundo de la vivienda y el automóvil para ofrecer una nueva experiencia. El concept car y el hogar se han concebido de manera conjunta y son fieles a los genes de nuestra marca, con un diseño acogedor, sencillo y depurado", señaló el director de Diseño Industrial de la compañía, Laurens van den Acker.

Según ha comunicado la propia marca, el nuevo concept car circulará haciendo tests a finales de año. Además, será el principal elemento para recabar pruebas, mejorar y pulir fallos de cara a la primera aplicación realista de Renault, que pretende tener un vehículo eléctrico, autónomo y conectado que llegará en 2023.

El Symbioz transportará a los ocupantes en un habitáculo que busca ser muy acogedor, y que ha sido diseñado para la conducción autónoma. Según Renault, el vehículo es una prolongación del hogar en la carretera, mientras que en casa hace las veces de habitación adicional móvil, modular y multifuncional. Por tanto, el nuevo vehículo francés aporta un valor añadido en superficie y funciones.

Este vehículo ha sido desarrollado para que comparta la energía con el hogar. Los kilovatios/hora se reparten entre los dos a través de una red eléctrica avanzada.El Symbioz cuenta con una superficie acristalada que maximiza la transparencia y facilita el paso de luz al habitáculo. La carrocería de fibra de carbono cuenta con un doble tintado metalizado en la parte delantera y trasera.

Exteriormente cuenta con faros en forma de C (C-Shape). Al igual que el Trezor, cuenta con los logotipos de Renault en la parte delantera y trasera, mientras que los laterales se iluminan de forma autónoma.

En el interior, incluye una pantalla OLED delante del conductor, y cuando se pasa a la conducción autónoma, la columna de dirección y el volante desaparecen, mientras que los pedales y el cuadro de instrumentos retroceden 15 centímetros. Además, los asientos se convierten en sillones. Los cinturones de seguridad cuentan con pantallas táctiles con las que los pasajeros pueden manejar los mandos del vehículo.

El nuevo Symbioz ofrece tres modos de conducción: el Classic, el Dynamic y el Autonomous Driving (AD) de nivel 4, con el que el conductor no tendrá que prestar atención a la carretera y se convierte en un pasajero más. 

En términos de motorización, el vehículo equipa un motor 100% eléctrico que consigue una potencia de 500 kilovatios (unos 670 CV) y acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de seis segundos. La autonomía que suministran las baterías de 72 kilovatios hora (kWh) es superior a los 500 kilómetros en condiciones de utilización reales en autovía. La recarga del 80% de la capacidad se efectúa en 20 minutos.

Renault Mégane R.S.

Renault también ha dado a conocer la tercera generación de la versión deportiva de su compacto, el Mégane RS. Equipa propulsor de cuatro cilindros de 1.8 litros que desarrolla una potencia de 280 CV a 6.000 rpm con un par máximo de 390 Nm.

Como el Mégane GT (205 CV), el RS monta el sistema 4Control, con cuatro ruedas direccionables. De esta manera, tiene más agilidad en curvas cerradas y mayor estabilidad en virajes a velocidades más altas.

Renault Sport ha trabajado en otros elementos, como una suspensión del eje delantero, un rediseñado diferencial de deslizamiento limitado Torsen y, por primera vez, se puede elegir entre dos transmisiones: manual de seis velocidades o automática de doble embrague (EDC) de seis relaciones con levas en el volante.

La telemetría del RS Monitor se ha optimizado y se ha añadido un modo Expert que permite conectar una cámara, grabar la conducción, analizar y reproducir sus datos e, incluso, colgarlo en las redes sociales.

Respecto al modelo anterior, ahora es un modelo más ancho y se monta sobre ruedas de 18 pulgadas u opcionalmente de 19". Según Renault, el desarrollo de partes como el difusor trasero, el parachoques delantero -que cuenta con una gran entrada de aire- y los flancos se han basado en la experiencia obtenida en la competición.

A finales de este año ya se podrá encargar y llegará en 2018 a sus clientes.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia