20 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Casa Real auxilia a Sánchez para maquillar su bochornosa actitud el 12-O

Los servicios de la Corona emiten un inverosímil escrito, probablemente reclamado por Moncloa, para tapar un incidente que ha dejado por los suelos la imagen de la pareja presidencial.

Al rescate de Pedro Sánchez. La Casa Real ha adoptado una medida inusual para ayudar a salvar la cara al presidente del Gobierno y a su esposa, tras el incidente protocolario que ambos protagonizaron en la recepción real del 12-O al ponerse a la misma altura de los Reyes para atender con ellos el tradicional besamanos a las autoridades.

Probablemente forzada por la propia Moncloa, ante el alud de críticas y sarcasmo que suscitó la estampa, los servicios de comunicación del Rey han difundido un escrito que pretende casi un imposible: dar una versión alternativa, inverosímil, a una escena que todo el mundo pudo ver con sus propios ojos.

 

Así, tragándose el sapo, la institución ha emitido un comunicado este sábado para "aclarar" el "malentendido" surgido durante la recepción en el Palacio Real de este viernes, con motivo de la Fiesta Nacional del 12 de octubre, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez, se situaron junto a los Reyes después de saludarlos.

Ante "las interpretaciones surgidas", tal y como informaron ayer fuentes de Zarzuela, la Casa Real asegura que tanto el presidente como su esposa "siguieron en efecto y en todo momento las indicaciones" de su personal.

 

 

Según las indicaciones recibidas, Sánchez y su esposa debían permanecer "en el Salón del Trono del Palacio Real con sus majestades, hasta que los siguientes invitados llegaran a las inmediaciones de dicho salón para proceder al tradicional saludo a los Reyes".

Ni los Reyes ni protocolo indicaron a Sánchez y a su esposa lo que ellos hicieron, pese al comunicado de ahora

"Como quiera que la presencia del resto de invitados quedó restablecida de forma inmediata, el ritmo habitual de saludo fue recuperado sin solución de continuidad, y se produjo la situación sobrevenida a la que se hace referencia", concluye la Casa Real en el comunicado.

La realidad fue bien distinta y ni los Reyes hicieron ninguna indicación a la pareja presidencial ni el protocolo real les dio instrucción alguna en el sentido que ahora tratan de colar: la imagen del ujier corriendo despavorido hacia Sánchez, para retirarles de allí, lo dice todo al respecto de lo que sucedió en el magno acto.

Comenta esta noticia