17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pedro Sánchez obliga a sus diputados a montar esta pantomima en el Congreso

El portavoz del PSOE, Antonio Hernando, registrando una proposición en el registro del Congreso

El portavoz del PSOE, Antonio Hernando, registrando una proposición en el registro del Congreso

¿A qué se dedican los 85 parlamentarios socialistas -él incluido- en medio del bloqueo al que su jefe de filas tiene sometido al país? De alguna manera hay que justificar el sueldo, ¿no?

Este miércoles entraba en el registro del Congreso de los Diputados la última iniciativa parlamentaria de la vigente legislatura: la Ley Integral de Apoyo a los Autónomos, presentada con todas las formalidades por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. El 27 de octubre de 2015, la Cámara Baja aprobaba su última Ley Orgánica sobre privilegios e inmunidades de los Estados extranjeros, las Organizaciones Internacionales con sede u oficina en España y las Conferencias y Reuniones internacionales celebradas en España.

Entre la iniciativa registrada por el partido naranja y la ley aprobada por el Congreso ha pasado casi un año. Desde entonces, "barbecho legislativo" absoluto. Pero los grupos parlamentarios -como ya hicieron en la anterior legislatura frustrada- parecen empeñados en convertir el Parlamento en una especie de teatro, en una "realidad paralela" como si España no estuviera sometida al bloqueo que padece desde el pasado 20 de diciembre.

De las 32 iniciativas parlamentarias presentadas, 12 lo han sido por el PSOE

"Tienen que justificar que cobran desde hace un año", se escucha repetir por los semivacíos pasillos de la Cámara a quienes sí llevan trabajando un año: funcionarios y periodistas. Y ahora, en la recta final del calendario que nació de la segunda convocatoria electoral, los partidos parecen querer utilizar el Parlamento como escenario de la precampaña. Iniciativas que, en realidad, parecen buscar la simpatía del posible nuevo votante.

La hipocresía de Sánchez, la hiperactividad del PSOE

Como si España tuviera ya gobierno  -o como si, al menos, se estuvieran produciendo conversaciones fluidas para su constitución-, desde la solemne apertura de las Cortes el pasado 19 de julio en el registro del Congreso han entrado 32 iniciativas parlamentarias con dudoso trámite futuro. 

Pero lo paradójico es que, a la cabeza de la actividad legislativa, se sitúa el partido que más está haciendo por evitar que XII Legislatura pueda arrancar y los diputados ponerse a trabajar... en serio. Los socialistas han presentado 12 proposiciones, frente a 3 de Podemos y 3 de Ciudadanos. El resto corresponden al Grupo Vasco, a Esquerra y al Grupo Mixto.

Pedro Sánchez ha ordenado a los suyos presentar iniciativas parlamentarias sobre la reforma del Código Penal, de la Justicia Universal, Estatuto de los Trabajadores, tasas judiciales, sobre la figura del indulto, la pobreza energética, la Ley de Enjuiciamiento Criminal, RTVE, el voto exterior, la asistencia sanitaria pública, y Ley de Educación. Además, el PSOE ha solicitado la creación de una comisión de investigación sobre el caso de las escuchas ilegales en el Ministerio del Interior.

Si los barones socialistas no lo remedian en el Comité Federal convocado ya para el 1 de octubre y el PSOE cambia el sentido de su voto para facilitar la investidura de Mariano Rajoy, estas 32 iniciativas parlamentarias habrán vuelto a decaer. Con el consiguiente despilfarro de tiempo, trabajo y recursos públicos.

Comenta esta noticia
Update CMP