La reventa de entradas en Internet incendia la Copa del Rey del Barça-Valencia

El valencia CF viaja a Sevilla con ilusión

El valencia CF viaja a Sevilla con ilusión

Algunos aficionados valencianistas han tenido problemas con la web Viagogo y han comprado entradas que después han sufrido modificaciones de precio y asientos.

La reventa descontrolada de entradas online en España ha afectado a varios aficionados valencianistas que mañana tienen previsto vivir la final de la Copa del Rey entre el FC Barcelona y el Valencia CF, en el Estadio Benito Villamarín de Sevilla.

Algunos de ellos han visto peligrar, incluso, la posibilidad de acudir al partido, a pesar de haber comprado las entradas con hasta tres meses de antelación. La impunidad con la que operan las plataformas digitales, especialmente la web de Viagogo, ha colmado la paciencia de muchos de estos aficionados. 

En ESdiarioCV hemos hablado con uno de ellos. El 3 de marzo, Javier Paniagua, ex diputado socialista en el Congreso y ex director de la Universidad a Distancia (Uned) Alzira-Valencia, encargó a la plataforma Viagogo tres entradas, antes que salieran a la venta, con la finalidad de asegurarse de tener buenos sitios en el campo. Las entradas le costaron 2.544,19 euros. Las adquirió para ir con sus dos nietos -de 14 y 10 años-,  como premio a sus buenos resultados académicos, "al mayor, por su triunfo en las Olimpiadas de Matemáticas en el IES Benlliure, y al pequeño, por sacar buenas notas y conseguir el premio de subcampeón de kajitsu en su categoría", nos relata el aficionado. 

Una vez compradas las entradas, aduirió también los billetes de avión de ida a Sevilla, reservó la habitación de  hotel para la noche del sábado y unos billetes de AVE para el regreso Sevilla-Valencia. El aficionado, había destinado la paga extraordinaria de su pensión y de la de su mujer para pagar los gastos. Lo tenía todo confirmado y Viagogo así lo había constado en su plataforma web.

Sin embargo, el pasado 21 de mayo recibe un correo de Viagogo comunicándole que "lamentándolo mucho", no han podido conseguir las entradas del vendedo. A pesar de estar comparadas y confirmadas por la plataforma desde el 3 de marzo de 2019. Tras el lógico enfado y las pertinentes reclamaciones del afectado, el cruce de mensajes con la plataforma web resulta casi en vano. Tardan en atender, en dar respuestas a los mails y el departamento de atención al cliente de Viagogo alega finalmente que son intermediario y que el vendedor de las entradas no se las ha servido como había prometido. El afectado amenaza con denunciar por la vía judicial . Cuál es su sorpresa cuando comprueba poco después que en la misma plataforma ofrecen otras entradas para el partido. Para no defraudar la promesa, decide comprar otras tres a un precio de más de mil euros superior (3.587) a  la iniciales con la ubicación de fondo anfiteatro 1. 

Viagogo se compromete con el aficionado a devolverle una cantidad de dinero por el cambio de precio y localidades, pero no la cantidad de la diferencia que le correspondería al afectado, por el cambio de precio de las entradas que finalmente tiene en su poder para poder ver mañana el partido.  

La estafa de Viagogo ha encendido a muchos aficionados valencianistas como Javier Paniagua que confiaron a este portal de Internet su ilusión y la de sus nietos por vivir la final de la Copa del Rey. Pero lo cierto es que Viagogo no goza de mucha reputación entre los foros de la red. Se dedica a presumiblemente a revender entradas de conciertos y otros eventos multitudinarios e hincha los precios hasta límites insospechados, duplicando, triplicando y hasta cuadruplicando los precios de las webs oficiales, y que no permite echarse atrás en la compra hasta que ya has pagado. 

Su práctica es abusiva y engañosa, según algunos cliente, y debe de ser denunciada, como ha hecho Paniagua porque engañan y abusan de la buena fe de los usuarios. Además, la página Viagogo no tiene sede en España y, aunque fue investigada por el Ministerio del Interior hace un año, la web sigue haciendo caja sin cesar a costa de los sufridos consumidores. En este caso, de los aficionados valencianistas que, once años después, se movilizan para desplazarse en masa a una final.

Comenta esta noticia
Update CMP