18 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Que Flosie desaparezca de "MasterChef" me parece un error

Flo en "Masterfechef"

Flo en "Masterfechef"

Una sociedad cuanto más dogmática es, menos sentido del humor posee. El humor se caracteriza por su trasgresión. Permite, aunque sólo sea por un instante, romper las reglas.

 

 

Flosie desaparece de MasterChef Celebrity. TVE ha decidido censurar al alter ego de Florentino Fernández de la final del talent que se emitirá el 8 de diciembre. "Cuando vimos que un sector de la audiencia se había quejado porque se sentía ofendido decidimos editar la gala y no emitir algunas imágenes que sí se habían visto en el avance", ha explicado Fernando López Puig, director de Canales y Contenido de TVE en la presentación de MasterChef Junior y MasterChef Abuelos. "El hecho de que a un sector de la audiencia no le pareciera bien esta trama nos hizo reaccionar para mejorar. Está en nosotros el hacerlo como televisión pública".

Escribo en caliente, probablemente tenga que digerir la noticia. Con el debido respeto, nos la estamos cogiendo con papel de fumar.

Te puede gustar más o menos. A mí, personalmente, no me hace ninguna gracia, como tampoco me la hacía en su día Krispín Klander, su hermano mayor, cuya primera aparición televisiva fue en 1995, en Esta noche cruzamos el Mississippi, el late night entonces aclamado por la audiencia, producido y presentado por Pepe Navarro para Telecinco. El modosito Klander, igual de homófobo que Flosie, se ocupaba de las noticias del corazón. Cuando había personajes del corazón, no los prototipos serie zeta que pueblan las portadas hoy en día. Llegó a tener tanta popularidad que muchas de sus frases se incorporaron al lenguaje de la calle. Estrafalario, Krispín Klander fue un auténtico torbellino rosa que catapultó a la fama a Florentino Fernández. En el último aliento del siglo XX, Krispín Klander fue todo un fenómeno social.

Si por un instante hubiera adivinado las críticas que le iban a llover en el ágora de Twitter, Flo jamás habría resucitado a su modosito

Así las cosas, cómo se iba a imaginar Florentino Fernández que 25 años más tarde la iba a liar tan parda al resucitar a Krispín en el pellejo de Flosie. Si por un instante hubiera adivinado las críticas que le iban a llover en el ágora de Twitter, Flo jamás habría resucitado a su modosito. No olvidemos que se dedica al humor y le debe todo lo que es a ese personaje. Hemos convertido a Twitter en la Heliea cibernética y así nos va.

Según Freud, el humor es el mayor mecanismo de defensa del ser humano, un instrumento que permite equilibrar las emociones y elaborar las frustraciones, una actividad psíquica orientada hacia el escape o la evasión. En mi casa se decía que el sentido del humor era un privilegio de los inteligentes, como la ironía. No tengo muy claro que esta definición sea un axioma, no obstante, lo que sí tengo claro es que el humor se caracteriza por su trasgresión, porque nos obliga a crear una interpretación distinta de las cosas. El humor recalca los contrastes y los sinsentidos. Por eso, cuanto más dogmática es una sociedad, menos sentido del humor posee, ya que el humor nos permite romper las reglas, escapar del orden establecido, aunque sólo sea por un instante. 

Visto lo visto, vamos camino de ser una sociedad tajante, impenetrable y doctrinal. Se acabó el humor, no vaya a ser que ultraje al prójimo, que andamos con la piel muy fina. Todo lo que está pasando subraya la naturaleza humana, mientras no toques lo mío, haz lo que quieras.

Flosie en

Florentino Fernández ha parodiado a un gay y la comunidad LGTBQI se ha llevado las manos a la cabeza. Desde el minuto uno se lanzó en tromba, abanderada por los trinos cibernéticos, denunció la estampa por denigrante; repudió al personaje, a sus "chiste de mariquitas", se escandalizó porque se hiciera en una televisión pública (que digo yo, si no vale para una no vale para las otras) y por la osadía de hacerlo delante del propio Josie. Por lo visto, los que saben de esto, los afectados, veían al estilista zaherido y ultrajado por las bromas. Curiosamente, Josie ha confesado en todas las entrevistas que considera que Flo no hace nada con mala intención. "No estoy enfadado con él y es uno de los aspirantes con los que mejor me lo he pasado. En MasterChef hay mucho show y muchas bromas que están hechas con mucho amor, porque es lo que tiene este programa. No entiendo cómo se puede interpretar algo como todo dentro de un programa que es lo más amoroso que he visto en 13 años de televisión. Además, esto es muy democrático: apagas la tele o la enciendes". ¡Chapeau, Josie!

Josie y yo no empezamos con buen pie. Me cargaba su histrionismo y su personaje, que no nos engañemos, también es un personaje creado por el estilista manchego que de verdad se llama José Fernández-Pacheco. Así lo escribí y él, que es todo un señor, me dio una bofetada sin manos dando un me gusta en mis redes. Con el paso del tiempo confieso que aún me carga tanta pluma y tanta desproporción, pero ha demostrado que entre ese postureo excesivo rezuma una educación exquisita, una cultura vastísima y un saber estar único, el mismo que le llevó a jugarse la permanencia por no colocar el delantal negro a ninguno de sus compañeros. Ese día me tragué mis palabras una por una. Su postura frente a la polémica de Flosie me parece soberbia. Es más, si por mi fuera, Josie sería el ganador de la quinta edición de MasterChef Celebrity.

Flo en

El humor, como el arte, lleva la provocación en su ADN, es algo incuestionable. Cuando veo a lo que hemos llegado, a la cultura de lo políticamente correcto, me pregunto cómo reaccionaríamos hoy a la parodia de Martes y 13 en la que Millán Salcedo interpretó a Toni Sevilla, un cantaor de copla abiertamente homosexual. Su Maricón de España se convirtió en un himno para muchos homosexuales, por no hablar de la bicicleta sin sillín manejada por una monja o del vídeo de Los Morancos titulado Pluma pluma gay.

Me acuerdo de Costus, Enrique Naya y Juan Carrero, dos figuras clave para comprender el despertar artístico y vital, que experimentó este país durante la Transición. A Costus los millennials no los estudiaran en las aulas. Como anécdota les revelaré que ellos son los autores del mural de la Vía Láctea. Su talento fue hacer cómico lo doloroso, buscar una vía de escape frente al pasado de una España dividida. Transgresores como nadie, su piso de la calle la Palma en Malasaña se convirtió en el verdadero epicentro de la Movida. Francisco Umbral lo bautizó Casa Costus, "una casa convento para estrellas descarriadas”. Allí grabó Pedro Almodóvar los interiores de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón. De toda su producción artística, su serie más transgresora fue El Valle de los Caídos en la que recrearon los grupos escultóricos del Valle a través de retratos de estrellas de la Movida. Bibiana Fernández fue representada como la Virgen del Carmen, Alaska como La Piedad y Tino Casal como el mismísimo Generalísimo. La exposición se inauguró en la Casa de Vacas en junio de 1987 y no generó polémica alguna. Algo que 40 años después se me hace impensable, en un país en el que lo políticamente correcto ha fulminado cualquier modo de expresión artística, musical, incluso social. Necesitamos reírnos más.

Comenta esta noticia
Update CMP