25 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vox ordena investigar a todos sus candidatos para evitar que se cuelen "trepas"

La líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, durante un acto.

La líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, durante un acto.

El partido de Abascal quiere extremar las precauciones porque se le están arrimando oportunistas y escaldados de otras formaciones (en especial del PP) que buscan un hueco.

Un tal Diego Pons anunció el martes pasado en un periódico menorquín que iba a ser el candidato de Vox en Ciutadella -localidad de la que es concejal no adscrito- y se declaraba "harto de tanta injusticia". 

El partido rápidamente consultó en su base de datos de dónde había salido el personaje y se encontró con que, el día del anuncio, ni siquiera era militante de Vox (pidió su ingreso días después). Había actuado por su cuenta y riesgo, y este lunes la formación emitió un comunicado desmintiendo que exista candidato alguno en Ciutadella, y mucho menos que sea el autoproclamado Pons

El episodio resume muy bien el momento en el que se encuentra Vox. Al calor de sus resultados en Andalucía y de sus buenas perspectivas electorales, al partido de Santiago Abascal se están arrimando muchos oportunistas y personas que han salido escaldadas de otras formaciones (fundamentalmente del PP) y que ahora pretenden pintar algo en las listas de Vox

Es por eso que en el partido han decidido poner pie en pared y extremar las precauciones de cara a la confección de las cientos de candidaturas que tienen por hacer y que han de estar cerradas en la primera semana de abril. Ése es el plazo que se han marcado, apurando al máximo para poder cribar antes. 

Así que las coordinadoras provinciales de Vox en toda España han activado un protocolo para escarbar en el pasado y en la hoja de servicios de cualquier militante (hay que estar afiliado) que manifieste su interés de entrar en una candidatura. 

Según explican desde la formación a ESdiario, son las coordinadoras provinciales, por proximidad, las que mejor pueden desempeñar esa tarea detectivesca. Saben en Vox que tienen muchos ojos pendientes de los garbanzos negros que puedan colarse en sus listas, y no quieren errores. 

El 23 de febrero Vox celebrará una Asamblea General en Madrid en la que presentará sus cuentas a la militancia y que servirá de punto de partida para confeccionar las candidaturas. En los sitios donde haya más de un aspirante, tendrán que medirse en primarias. 

 

El partido tiene previsto presentar listas en todas las comunidades, en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, en todas las capitales de provincia y en las grandes ciudades donde tenga equipo y medios para hacerlo.

Aunque aún no hay nada cerrado, calculan que tener candidatos en la tercera parte de los más de 8.100 municipios de España sería un gran éxito para un partido que ha dado el estirón hace apenas dos meses. Y que ha superado la barrera de los 30.000 afiliados hace días.

Comenta esta noticia
Update CMP