23 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Carmena y los alcaldes del cambio se lanzan a la "fiebre" de las inauguraciones

Manuela Carmena durante su paseo por la remodelada calle Atocha.

Manuela Carmena durante su paseo por la remodelada calle Atocha.

Se avecina polémica. El PP tienen previsto hacer una consulta por escrito a la Junta Electoral Central para que marque los límites en la precampaña del 28-A.

Manuela Carmena se fotografió este jueves en la renovada calle Atocha, y presumió de bien que había quedado para peatones y ciclistas.

Teniendo como ha tenido levantada Madrid los últimos meses, a la alcaldesa de la capital se le acumulan las inauguraciones. A ella especialmente y también a otros cientos de alcaldes, miles, que han esperado al final de la legislatura para cortar cintas, reabrir calles y estrenar parques y colegios. 

Pero la convocatoria inesperada de elecciones generales ha pillado a todos ellos con el pie cambiado y ha puesto en jaque cientos de inauguraciones proyectadas por ayuntamientos, diputaciones, cabildos y comunidades autónomas para estas semanas. 

Teóricamente alcaldes, presidentes de diputación y consejeros tenían hasta 54 días antes del 26 de mayo para dedicarse a lo comúnmente se denomina autobombo, y de paso con ello arañar minutos de televisión y radio y páginas de prensa.

También los alcaldes del cambio se han rendido al viejo truco, y estos días Ada Colau (Barcelona), Pedro Santisteve (Zaragoza) y Joan Ribó (Valencia), entre otros, inauguran como el que más. 

Sin embargo, como se han adelantado las generales, nadie sabe a ciencia cierta qué se podrá hacer y qué no a partir del 5 de marzo. Ese día, martes, se publicarán en el BOE la convocatoria de elecciones generales y el decreto de disolución de las Cortes. A partir de ese momento quedarán terminantemente prohibidos los actos de inauguración y las campañas institucionales de propaganda para difundir logros. 

En teoría esa prohibición se circunscribe al ámbito del Gobierno y sus empresas públicas, pero la línea es tan delgada al estar los ayuntamientos y comunidades también en precampaña el embrollo es considerable. ¿Y si el alcalde de Vigo, por ejemplo, aprovecha una inauguración para dar las gracias al Gobierno de Pedro Sánchez por la financiación? 

Se avecina polémica. Desde el PP tienen previsto, incluso, hacer una consulta por escrito a la Junta Electoral Central para que marque los límites, explican desde el partido a ESdiario. La Junta se reúne la próxima semana para abordar este asunto, y ahí estudiará si hacer algún tipo de recomendación, según fuentes oficiales. 

Las mismas fuentes reconocen que al tratarse de una situación inédita, tampoco saben cómo actuar. Cada caso, sostienen, tendrá que ser estudiado de forma individual. Menudo cacao.

Comenta esta noticia
Update CMP