20 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Reforman varias bases militares para que aterrice mejor el Falcon de Sánchez

La afición del presidente a viajar en avión oficial va creciendo, y en los próximos meses va a hacerlo mucho porque 2019 es año electoral. El Ejército del Aire se prepara para tanto trajín.

La foto más buscada del día, la de Pedro Sánchez bajando del flamante Airbus 350 que le trasladó junto a sus ministros este miércoles a Valladolid, se quedó en un quiero y no puedo para los fotógrafos. Estos no pudieron acceder a la pista de de la base aérea de Villanubla.

Sánchez no parece haber hecho ningún caso a la polémica suscitada por su uso y -según la oposición- "abuso" de los aviones oficiales de la Fuerza Aérea Española. Es más: todo hace indicar que va a seguir desplazándose igual. 

Casualmente, coincidiendo con la llegada del presidente más volador a La Moncloa, el Ministerio de Defensa se ha puesto ahora a remodelar las torres de control de varios aeródromos militares que necesitaban una reforma desde hace años. Y son precisamente ese tipo de bases las que utiliza el Falcon 900 del presidente socialista para despegar y aterrizar. 

Por lo pronto, desde verano la Dirección de Adquisiciones del Mando de Apoyo Logístico del Ejército del Aire ha iniciado los trámites para reformar las torres de control de los aeródromos de Villanubla (en Valladolid, en el que aterrizó Sánchez este miércoles) y de León. Y se espera que después vengan más.

La inversión en cada una, según los cálculos del organismo licitador, ascenderá a 700.000 euros, IVA ya incluido. En los últimos años de Mariano Rajoy únicamente se reformó la torre de control del aeródromo de Albacete. 

El caso de las obras en la base aérea de Villanubla es muy curioso. Según un informe razonado elaborado por la Sección de Sistemas de Vigilancia, Mando y Control Aéreo del Ejército del Aire para justificar su necesidad y al que tuvo acceso ESdiario, se trata de una remodelación prevista desde 2010. "Pero dados los ajustes económicos no se pudo realizar".

 

 

De pronto, solo un mes después de que Sánchez aterrizara en La Moncloa, en concreto el 6 de julio, el Ministerio desbloqueó el proceso y sacó a concurso las obras. En el caso del aeródromo militar de León, el procedimiento para remodelar la torre de control comenzó tres días después, el 9 de julio.

 

 

Se espera que haya más obras, justamente a pocos meses de que España se sumerja en la larga precampaña y la campaña electoral de las municipales, autonómicas, europeas y quién sabe si generales. Serán meses en los que Pedro Sánchez tendrá que visitar muchos aeródromos militares. De ahí que se estén poniendo a punto.

Comenta esta noticia
Update CMP