01 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Puigdemont empuja a Cataluña al vacío, preso de Junqueras, la CUP y los Jordis

Junqueras y Puigdemont, en el Parlament

Junqueras y Puigdemont, en el Parlament

El espectáculo protagonizado en las últimas horas por el presidente de la Generalitat denota que tiene más miedo al monstruo que ha creado que a la cárcel y a su propia muerte política.

El misterio lo desveló en los primeros minutos de su intervención -antes había homenajeado a los Jordis- el portavoz de Junts pel Sí, Luis Corominas: "Mañana (por este viernes) acabaremos fijando un nuevo rumbo para nuestro país".

Y todo después del giro de 180 grados del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont -ya prisionero, una marioneta del independentismo- que primero filtró la convocatoria de elecciones anticipadas -incluso se sugirió que serían el 20 de diciembre- y después dejó en manos del Parlament la declaración definitiva este viernes de la independencia unilateral.

Y es que, para el independentismo, como afirmó la portavoz de la CUP, Anna Gabriel, "la aplicación del artículo 155 es la peor cara del Estado español. Un artículo que nace de la sed de venganza y la humillación no solo contra el independentismo sino de todo el país".

La CUP recuperó parte del protagonismo perdido dado el varapalo dado a Puigdemont por el sector más radical de Junts pel Sí y del propio PDeCAT. De hecho, el presidente -visiblemente abatido durante el pleno- renunció a intervenir en una jornada tan decisiva.

Llegó a la sede del Parlament tras haber mantenido una entrevista en el Palau con Oriol Junqueras a cara de perro. Pero a diferencia de otras ocasiones, no llegaron juntos a la Cámara. El líder de ERC abandonó prematuramente la Generalitat, a la que había llegado con una amenaza a su inquilino: retirar a los consejeros de Esquerra si había convocatoria electoral.

Pero, a esa hora, Puigdemont era ya un rehén de ERC y la CUP, y también de la ANC y Ómnium. Hasta el encarcelado Jordi Sánchez contribuyó a la presión al presidente desde la prisión de Soto del Real. Prueba de la batalla campal en Junts Pel Sí fue la filtración de un sector del PDeCAT. Reveló que Puigdemont había ofrecido a Junqueras dimitir, y aprovechar el pleno de la tarde para investirle. ERC lo negó. 

Mientras el frente secesionista se rebelaba ante Puigdemont, la protagonista del debate fue la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que dio un repaso dialéctico al inquilino del Palau. "Usted es el presidente de la Generalitat que más oportunidades ha tenido. ¿Usted cree que la señora Merkel y o el señor Macron le hubieran mandado una cartita preguntándole si ha declarado la independencia?", se preguntó.

Ustedes ya no tienen nada que ofrecer a los catalanes. Les vamos a echar del gobierno con las urnas, espero que las ponga usted"

Por eso, Arrimadas calificó de "ridícula" la actuación de Puigdemont y le acusó de "no dar la cara". "Ni siquiera tiene la decencia de ponerse aquí delante", espetó. "Las oportunidades -reiteró- que ha tenido las ha dejado pasar una por una. La última ha sido hoy mismo. Está haciendo mucho daño a Cataluña. Aún está a tiempo de pararlo". 

"Las urnas, no se si las convocará usted o la Constitución española, pero esas urnas llegarán aunque a ustedes las urnas de dan mucho miedo. Ustedes ya no tienen nada que ofrecer a los catalanes. Les vamos a echar del gobierno con las urnas, espero que las ponga usted. Vamos a salir de esta", concluyó.

Pero el momento álgido llegó cuando Arrimadas se dirigió expresamente al president con una pregunta clara: "¿Está usted de acuerdo en que sus concejales en Llavaneras me hayan declarado persona non grata por pensar lo que pienso?¿Esa es la Cataluña que usted quiere?".

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante su intervención de este jueves.

 

Desde el PP, también Xabier García-Albiol fue muy duro contra Puigdemont, al que espetó de entrada: "usted ha demostrado que es un liante profesional"."No somos capaces de prever lo que nos espera en las próximas horas. Estoy seguro que el vodevil no ha terminado", ironizó. "Usted tiene una ultima oportunidad. Acuda a las 10 de la mañana al Senado, dé la cara y explique su proyecto a todos los ciudadanos de Cataluña".

Iceta a Puigdemont: "Han esquivado una gran verdad: el problema no lo tenemos solo con el estado español sino entre nosotros"

"Que se aplique el articulo 155 mañana es responsabilidad del Govern porque no es admisible que durante 2 años se haya dedicado sistemáticamente a provocar la voladura tanto de la Constitución como del Estado de Autonomía", recordó Albiol, que preguntó a Puigdemont que explicara que "garantías" había pedido al Gobierno a cambio de convocar elecciones. "¿La liberación de los Jordis, la salida de la Policía y la Guardia Civil de Cataluña?, ¿Ésas eran las garantías?".

La hora-H, el viernes a las 12

Por su parte, el líder del PSC, Miquel Iceta, emplazó al president. "Usted tiene la llave para acabar la legislatura con unas instituciones que son de todos", advirtió. Iceta exigió al president que convoque elecciones ya que la legislatura ha sido "un desastre". "Usted -advirtió al president- aún tiene la oportunidad de evitar que se evite el artículo 155. Convocando elecciones en el Parlament de Cataluña".

Finalmente será este viernes, a las doce del mediodía cuando el Parlament tomé su decisión. Y está por ver si la declaración de independencia se vota o no. O si el propio Puigdemont oficializa la amenaza. El tiempo correrá y el 155 estará ya en marcha. Por primera vez en la historia de la democracia española.

Comenta esta noticia