17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Mireia Boya agacha la cabeza ante el juez Llarena con tal de no ir a la cárcel

La expresidenta del grupo parlamentario de la CUP, este miércoles a su llegada al Supremo.

La expresidenta del grupo parlamentario de la CUP, este miércoles a su llegada al Supremo.

La CUP había insinuado que su exdiputada no iba a reconocer la legitimidad de un "tribunal español". Pero a la hora de la verdad, vaya si ha comparecido. Después ha quedado libre.

Pese a las notables dosis de victimismo que la CUP ha desplegado en los últimos días sobre su posible ingreso en prisión y el circo independentista organizado este miércoles a las puertas del Tribunal Supremo, la expresidenta del grupo parlamentario del partido antisistema, Mireia Boya, ha quedado en libertad sin medidas cautelares tras su declaración en el Alto Tribunal.

El juez Pablo Llarena, la Fiscalía y las acusaciones le han interrogado durante algo más de una hora, y tras finalizar su declaración ninguna de la partes ha solicitado medidas cautelares para la exparlamentaria cupera. Según fuentes jurídicas, Boya tan solo ha respondido a las preguntas del magistrado y de su propio abogado defensor.

Y eso que ha lo largo de esta semana la CUP había insinuado que Boya se iba a negar a responder a las preguntas del magistrado y a acatar la Constitución y defender en sede judicial la vigencia de la República catalana.

La exdiputada entró en la sede del Supremo pasadas las diez y media de la mañana mientras compañeros de la CUP le gritaban frases de ánimo como "no estás sola" y entonaban cánticos por la independencia. La anécdota la ha protagonizado una espontánea que ha exhibido ante los independentistas una gran bandera de España.

El juez que instruye la causa contra el procés por rebelión, sedición y malversación de fondos públicos amplió en un auto del pasado 22 de diciembre la investigación, que se dirige ya contra un total de 28 personas por su participación "especial y destacada" en el proceso independentista.

Una espontánea recibe a los dirigentes independentistas con una bandera de España.

 

Esta decisión la tomó Llarena tras conocer el informe de la Guardia Civil en el que se señala que, entre otros, "la presidenta del grupo parlamentario de la CUP -sin citar el nombre de Boya- habría formado parte del Comité Estratégico citado en un documento llamado Enfocats para declarar unilateralmente la independencia de Cataluña.

Llarena ha citado también a la exdiputada y compañera de Boya, Anna Gabriel. Lo había hecho inicialmente para este mismo miércoles aunque su defensa solicitó una prórroga hasta el día 21 ya que tenía fijada otra causa previa.

Gabriel permanece en Venezuela para colaborar con la campaña electoral de Nicolás Maduro mientras su entorno no confirma si acudirá a su cita con el Supremo o se declarará en rebeldía.

Comenta esta noticia
Update CMP