02 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El rifirrafe entre Robles y el general de Vox anuncia que saltarán chispas

El encuentro estaba rodeado de todo el morbo posible. La ministra de Defensa, interrogada por Agustín Rosety, el portavoz del ramo en el partido de Abascal. Guante blanco pero un aviso.

Era una cita, arrancada ya la gira de los ministros por las comisiones que los controlan en el Congreso -para explicar sus planes para la legislatura- llena de morbo. Como en pocas ocasiones en un foro tan poco dado a las sorpresas como la Comisión de Defensa ha generado notable expectación.

Pero este jueves, entre los portavoces a interrogar a la ministra Margarita Robles, había un diputado que se lo sabía muy bien. Agustín Rosety, general de brigada, diplomado de Estado Mayor, diplomado de Operaciones Especiales, especialista en Artillería, cazador paracaidista... Y portavoz de Vox.

Rosety, que ha protagonizado una intervención de guante blanco, ha comenzado sin embargo su intervención afeando a Robles el férreo control que Defensa está haciendo sobre muchos generales ya retirados muy movilizados en foros contra el Gobierno. Fundamentalmente por la gestion del órgado independentista en Cataluña y la gestión de la exhumación de los restos de Franco.

"Como sabrá -ha comenzado Rosety su réplica a Robles- he servido bajo la bandera durante 40 años. Y más allá de la necesaria neutralidad política de la Institución Militar, percibo que hay una injustificada prevención ante la posibilidad de que participen en política militares retirados".

"No será, señora ministra, ¿que ha dictado usted instrucciones a tal efecto? ¿Acaso por que yo y otros compañeros de partido, también militares, pertenecemos a Vox?, le ha preguntado a la ministra. (Vea el inicio del siguiente vídeo)

Y es que Robles no ha ocultado cierta preocupación en su departamento por la opinión de los militares sobre algunas políticas y estrategias del gobierno progresista. Ha llegado, incluso, a garantizar "tolerancia cero" con cualquier caso de vulneración de la neutralidad política a la que se deben los militares.

"Ser militar implica tener una vocación especial, compromisos y obligaciones. Cada vez que por parte de los mandos se ha una visto una manifestación que no se corresponde con la neutralidad política se han tomado medidas", ha advertido.

En este punto, ha recordado que el manifiesto en defensa de la figura de Franco fue firmado por militares ya retirados sobre los que el Ministerio de Defensa no tiene ninguna competencia. Y solamente había cinco efectivos en situación de reserva a los que ya se aplicó expediente disciplinario.

Precisamente, Rosety es uno de los generales retirados que prestó su firma a ese manifiesto franquista. "Allá ellos y la responsabilidad de cada uno", ha replicado Robles aludiendo a la responsabilidad pública que deben tener quienes "han llevado uniforme". Primer cara a cara. Habrá muchos más.

Comenta esta noticia