Cayetana, se va ; Lastra, se queda

El curso político arranca con un cambio importante pero no en las filas del Gobierno, sino en el principal partido de la oposición que releva a su portavoz parlamentaria, Cayeta Álvarez de T

Se va una oradora sincera, con personalidad y carácter, que dejaba entrever en cada intervención un elevado bagaje cultural y reflexivo. Lastra se queda.

Se va una diputada elegante y de sensual acento argentino que cada miércoles plantaba cara a las vulgaridades facilonas, autoritarias y escapistas de la Calvo. Y que más de una vez dejó roto y mudo a Iglesias frente a un miserable espejo. Lastra se queda.

Se va esa mujer valiente que en las calles de Barcelona se enfrentó casi cuerpo a cuerpo a los que quieren acabar con la democracia. Lastra se queda.

Se va una política políticamente incorrecta, que lo mismo critica duramente a Vox por su exacerbado y peligroso nacionalismo, que muestra su total desacuerdo con la espantada del emérito o que limpiamente defiende que los jueces elijan ellos mismos a su Consejo. Lastra se queda.

Como se quedan los Morenos, los Feijos y tantos otros peperos que pública o privadamente la tildaban de radical, de extremista... muchos de los cuales por cierto, gobiernan gracias a Vox. Y con ellos...y sin duda para nuestro mayor goce y deleite parlamentario, Lastra también se queda.

(En su día, también Pizarro se fue...Y España sigue hoy hecha unos zorros. Hoy mucho más, por cierto, que cuando Pizarro se fue...)

 

Jaime Navarro es abogado especialista en estafas bancarias, @jaimenavarroabo

Comenta esta noticia