Polémica: el gran negocio de las Paellas Universitarias de Valencia

Los jóvenes en las Paellas Universitarias

Los jóvenes en las Paellas Universitarias

La organización del festival ha decidido realizar el evento, pese a no contar con la autorización del Ayuntamiento de Valencia. Por cada ticket, los jóvenes han pagado entre 25 y 30 euros.

Llueve sobre mojado en el evento de las Paellas Universitarias 2019 de Valencia. Su celebración, en un principio, estaba prevista en la localidad de Moncada, aunque se barajaron otros sitios como La Marina,  los terrenos de Adif en el Puerto y La Punta (donde finalmente, se han celebrado).

El escenario de Moncada estaba claro que sería rechazado. La alcaldía de este municipio mostró públicamente la voluntad política de que no se celebrara el evento en su localidad, tras generar el año pasado importantes tensiones políticas y la imputación de la propia Amparo Orts. Los terrenos de Adif en el Puerto también, La Marina rechazó la solicitud y La Punta aseguraba, por la experiencia de haber estado anteriormente, un montaje a destajo más eficaz para los más de 25.000 jóvenes que se han dado cita. 

Sin embargo, la cosa se complicó este jueves pasado. El alcalde de Valencia, Joan Ribó, negó también la autorización, a menos de 24 horas de su celebración, justo cuando las entradas ya estaban agotadas y todas vendidas. La valoración de los técnicos y la secretaría del Ayuntamiento no daban tampoco el visto bueno, a lo que Ribó añadía que “es responsabilidad de cualquier empresa vender entradas para un evento teniendo la certeza de que podrá celebrarlo y es la empresa de este evento privado la que tendrá que dar respuesta a las personas que compraron su entrada”.

Desde la empresa organizadora de Paellas Universitarias -JMF Personal Assets SL- se mostraron “extrañados” por las declaraciones de Ribó. “En algunos aspectos, duplicamos o triplicamos los requisitos exigidos”, aseguraban. Además, insistían en que habían estado trabajando “juntos (Ayuntamiento y empresa organizadora) desde hace semanas”, concretamente desde marzo, cuando se entregó la primera solicitud. 

La empresa decide pues desafiar al Ayuntamiento y mantener las paellas pese a la prohibición. El peligro que suponen las vías del tren, la protección de la huerta y el ruido, -los argumentos de Ribó para denegar el permiso- no han servido de nada para no abrir este viernes, a las 10:00 de la mañana, las puertas de este evento, que mueve en torno a 500.000 euros únicamente en venta de entradas, ya que cada joven ha pagado por acceder a la fiesta entre 25 y 30 euros (dependiendo si se compraba o no, el pack ahorro que incluye mochila oficial del evento, botella de alcohol, 1.5L de refresco, bolsa de hielos, 1 Red Bull y 4 vasos). 

Vecinos de La Punta critican el "desafío" del festival de Paellas

El presidente de la asociación de vecinos la Unió de La Punta, Vicente Romeu, ha criticado el "desafío" de la organización del festival de Paellas Universitarias al celebrar el evento pese a no contar con la autorización del Ayuntamiento. Asimismo, ha anunciado que volverá a los juzgados para denunciar los hechos.

Por su parte, la asociación La Unió de La Punta ya había pedido al juzgado la suspensión cautelar del evento, algo que el juzgado no aceptó. La acción ha sido archivada, además, en instrucción al no apreciarse trascendencia penal y el juzgado ha instado a recurrir a la vía administrativa.

En este sentido, Romeu ha asegurado que volverá a presentar una denuncia, ya que cree que "el desafío y el reto" que ha planteado la organización a la denegación municipal puede ser "punible".

Este portavoz ha recalcado que no están en contra de la celebración, "ya que aquí hay empresas legalmente establecidas con una actividad lícita", sino que están en "desacuerdo" con el montaje y los accesos, un problema que, en su opinión, "sería fácilmente solucionable, pero como no han hablado con nosotros ni la organización ni el Ayuntamiento...", ha lamentado.

En concreto, ha reprochado que se "limite y coarte la libertad de movimiento" de vehículos y, según ha afirmado, "no hay acceso de evacuación". En esta línea, ha reclamado a Joan Ribó, que facilite la comunicación oficial denegando la autorización y ha considerado que "el político de turno debe tener un protocolo para evitar los contras".

Asimismo, Facua denuncia a la empresa organizadora de Paellas Universitarias, JMF Personal Assets SL,  por vender entradas para el evento sin tener la licencia necesaria para realizarlo. La denuncia ha sido presentada ante la Dirección General de Comercio y Consumo de la Generalitat Valenciana.

Comenta esta noticia
Update CMP