10 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La canallada de Iglesias y de Garzón ante el cadáver de Barberá levanta ampollas

Unidos Podemos se retrató este miércoles en el Hemiciclo del Congreso y demostró su catadura humana y moral tras la fulminante muerte de la senadora y exalcaldesa de Valencia.

lEn pleno shock y nada más conocer la noticia, el Pleno del Congreso de los Diputados guardó este miércoles un minuto de silencio por el repentino fallecimiento de la exalcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá tras sufrir un infarto fulminante en un hotel de Madrid.

Antes del inicio de la sesión de control al Gobierno, la primera de la XII legislatura, la presidenta de la Cámara Baja, Ana Pastor, señaló que acababan de tener conocimiento del fallecimiento de Barberá, senadora de las Cortes Generales: ""Desde aquí nuestro más sentido pésame a su familia, a sus allegados y a sus amigos. Vamos a guardar un minuto de silencio", dijo Pastor.

 

Sin embargo, y a pesar del respetuoso minuto de silencio, no todos los diputados decidieron mostrarse igual de respetuosos. Todos los diputados del grupo parlamentario Unidos Podemos y parte del Grupo Mixto se negaron a participar en ese minuto de silencio en honor de Rita Barberá y no estuvieron presentes en el hemiciclo en ese momento. Los que ya estaban dentro, optaron por salirse, en contraste con el respeto que mostraron otras fuerzas políticas tradicionalmente muy beligerantes con el PP y sus políticas, caso de ERC o su diputado Gabriel Rufián.

Una falta de respeto que no sólo se pudo ver en el Hemiciclo sino que se plasmó en Twitter donde los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, e IU, Alberto Garzón, levantaron ampollas con su crueldad y ausencia de empatía.

Para Garzón no hay piedad: "Hacer un minuto de silencio en el Congreso por la muerte de Rita Barberá es un homenaje a su trayectoria. Nos negamos y nos salimos" o "En política debemos atacar sin piedad a las ideas, y respetar a las personas que las defienden. Los homenajes a personajes corruptos sobran". 

 

Iglesias al menos "lamentó" su muerte antes de señalar que "no debemos participar en un homenaje político a alguien cuya trayectoria está marcada por la corrupción".

 

Por su parte, Íñigo Errejón aseguró en la conocida red social: "Respeto y condolencias en el ámbito privado pero no participamos en el homenaje político póstumo, en sede parlamentaria a Rita Barberá" mientras Irene Montero hacía lo propio: "Respeto para familia y amigos de Rita Barberá, pero no participamos del homenaje político póstumo por su trayectoria marcada por corrupción".

 

Desolación e indignación en el PP

La desolación en las bancadas del PP se ha hecho notable y la indignación por la actitud de los diputados de Podemos aún más. El portavoz popular, Rafael Hernando, calificó a Barberá de "servidora pública" y denunció su "linchamiento". "Todo tiene un límite y en este caso se han traspasado todas las fronteras", denunció, visiblemente emocionado.

Sobre la actitud de Podemos, Hernando reconoció que se han confirmado "mis peores temores" y lamentó el "cainismo que algunos practican en la vida normal y en la política". Hernando contrastó la actitud de los de Pablo Iglesias con la de otros grupos como ERC o Compromís, que guardaron respetuosamente el minuto de silencio.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confesado sentirse "enormemente apenado" por el fallecimiento de la exalcaldesa de Valencia . "Se hace muy duro esto", ha manifestado también visiblemente emocionado.

Comenta esta noticia
Update CMP